¿Vox reniega también de San Bernabé?

Tambores de guerra suenan en el interior de Vox La Rioja. La ausencia de los seis nuevos dirigentes del recién nombrado CEP (Comité Electoral Provincial) en los actos celebrados este fin de semana en la capital riojana, en honor al patrón de la ciudad de Logroño, ha causado un enorme malestar en las bases del partido.

Si el jueves pasado no acudió ningún representante de Vox a la celebración en Nájera del día de La Rioja, parece ser que también han declinado participar en los festejos logroñeses relacionados con San Bernabé, lo que ha generado una enorme sorpresa

Ni la Presidenta, Muskilda Espinosa, ni el Vicepresidente, Carmelo Borondo, han dado importancia a compartir con sus vecinos estos momentos tan señalados en el calendario riojano. Tampoco delegaron en ninguno de sus otros cuatro compañeros del CEP, quienes felizmente pusieron pies en polvorosa. Siendo seis los componentes del CEP extraña que, al menos, uno o dos de ellos no hayan estado presentes en estas festividades representando a Vox.

Mientras el resto de partidos políticos han tenido un puente trepidante, acudiendo parte de sus representantes a todo tipo de actos, institucionales o festivos, los simpatizantes de Vox se han encontrado huérfanos y asombrados de la huida vacacional de todos sus dirigentes.

Únicamente, el Vicesecretario de Organización, Ricardo Palacios, miembro de La Cofradía de San Bernabé, ha estado presente en alguno de los eventos. Pero recordemos que Ricardo Palacios no pertenece al CEP, siendo de los pocos a los que se reconoce su capacidad de trabajo ante la ausencia de implicación del CEP, acompañado de algún histórico de la formación que intenta aportar todo su saber, al menos hasta que la ilusión aguante y que son los que verdaderamente están trabajando por el partido desde la segunda línea del organigrama.

Los nuevos dirigentes de la formación verde parecen creer que sin hacer nada la propia marca Vox les va a asegurar la poltrona. Quizás se olviden de la importancia de las personas. La marca es importante, pero la confianza que emanan las personas es fundamental. Las ideas de Vox eran preexistentes al propio Vox, pero solo cuando figuras como Santiago Abascal, Iván Espinosa de los Monteros, Javier Ortega Smith, Macarena Olona o Jorge Buxadé, trabajaron por esas ideas el proyecto comenzó a funcionar.

Las informaciones que van llegando de los afiliados de Vox La Rioja anuncian la existencia de una fuerte rebelión interna ante el asombro que les genera que hayan sido nombrados unos dirigentes que no cuentan con ningún apoyo interno, ni han desarrollado ninguna estrategia, ni ninguna propuesta de futuro que fortalezca la unión del partido.

Todos los miembros del CEP son licenciados universitarios, como permanentemente recuerda Muskilda Espinosa en lo que parece ser el mayor mérito de los elegidos, pero tener un título universitario no asegura los votos. Para ser un político querido, respetado y reconocido hay que estar en la calle, escuchando los problemas de la gente, compartiendo momentos con aquellos quienes van a ser sus votantes y tener un discurso que transmita seguridad en la capacidad de resolver los problemas.

Los inicios de este CEP han causado mucho recelo. Las quejas han llegado ya a la dirección nacional y, es posible, que esta desgana por trabajar y falta de empatía aumenten las mismas pidiendo su dimisión inmediata. Parece que ya hay algún movimiento organizado en este sentido que, posiblemente, ahonde aún más el descrédito de este equipo dirigente y afecte negativamente a esta formación hasta que se revierta la situación o, en su caso, se produzca un cambio.

Hay que ser consciente de la alta responsabilidad que significa dirigir un partido de la relevancia de Vox, del trabajo que conlleva consolidar un liderazgo, de la labor de direccionamiento que implica y de la necesidad de cercanía con la sociedad para que el mensaje resulte atractivo.

Y todo apunta que algunos lo han olvidado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.