VOX recurre ante el TC la Ley que impide a los padres denunciados por maltrato sin condena ver a sus hijos y la educación sexual para niños

VOX ha presentado dos recursos ante el Tribunal Constitucional contra la Ley de Protección de la Infancia y la Ley de Discapacidad al considerar que atentan contra las libertades de los españoles y vulneran derechos fundamentales.

Ambas leyes fueron impulsadas por el Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030, dirigido actualmente por Ione Belarra, que sustituyó en el cargo a Pablo Iglesias.

Son los recursos número 21 y 22 de la formación en lo que va de legislatura.

VOX ha recurrido concretamente los apartados referidos:

  • Al régimen de visitas de los padres durante un proceso de separación, que establecen la suspensión de las visitas para los que sean denunciados por maltrato, sin necesidad de que exista una condena.
  • Los referidos a la educación afectivo-sexual de los menores que deberán recibirla «en todas las etapas educativas e independientemente del centro».
  • Finalmente a la «parentalidad positiva» que da al Estado la capacidad de decidir qué es un buen padre o una buena madre y establece la obligación de que los poderes públicos analicen a nivel territorial si las familias cumplen con ese concepto.

El partido de Santiago Abascal considera que estas normas recortan libertades, en este caso, en los ámbitos de educación de los niños y el derecho de un padre a ejercer como tal y en el de la presunción de inocencia.

«LEGISLACIÓN INFAME»

Macarena Olona, secretaria general del grupo VOX en el Congreso, ha denunciado también que la Ley de la Discapacidad que entró en vigor el pasado viernes:

«Comporta una quiebra absoluta de la presunción de inocencia en detrimento de los varones».

Continúa señalando:

«Es una legislación infame que nada tiene que ver con la protección de las personas vulnerables».

También ha indicado que ambas leyes fueron aprobadas con el único voto en contra de VOX

«Desde el pasado viernes, todo hombre en España está sujeto a una discriminación»

El partido considera además que la Ley de la Infancia supone «adoctrinar» a los alumnos en la ideología impulsada por el gobierno, esta legislación establece la obligación de que:

«Los niños, niñas y adolescentes en todas las etapas educativas e independientemente de la titularidad del centro, recibirán, de forma transversal, (…) una educación afectivo sexual».

Olona ha declarado que:

«Es una intromisión pública en el ámbito privado de las familias«.

Y añadido que estas normas responden:

«A la máxima comunista de que los hijos no son de los padres sino del Estado».

«PARENTALIDAD POSITIVA»

Otro artículo recurrido es el de la «parentalidad positiva», que según Olona, da al Estado la capacidad de decidir qué constituye ser un buen padre y establece la obligación por parte de los poderes públicos de analizar si las familias cumplen con ello a nivel territorial.

Entre otras cosas, esta norma obliga a promover:

«La educación con enfoque inclusivo».

Y que:

«Las administraciones públicas impulsen medidas de política familiar con contenidos específicos referidos a combatir roles y estereotipos de género que sitúan a las niñas en plano de desigualdad o contenidos sobre la diversidad sexual y de género».

VOX asegura que:

«Estos preceptos abandonan la línea del constitucionalismo democrático de considerar el espacio familiar como un ámbito privado de libre desarrollo de las relaciones afectivas entre padres e hijos, sin injerencias de los poderes públicos».

Con esta ley además se convierte a la familia:

«En el objeto de un intenso escrutinio por parte de los poderes públicos recabando, en su caso, datos concretos sobre la vida familiar de las personas. Y este escrutinio se orienta a imponer lo que el legislador denomina ‘parentalidad positiva'».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *