Vox presenta una proposición no de Ley en Castilla y León para impulsar las centrales nucleares e insta a adoptar políticas que reduzcan la creciente dependencia energética

El rechazo de los partidos que forman la oposición, Partido Popular y Vox, al plan de ahorro energético del Gobierno de Pedro Sánchez es absoluto. 

El partido de Santiago Abascal, como también hace el Partido Popular en Madrid, se está planteando llevar a los tribunales toda aquella medida que pueda resultar inconstitucional o que entre en el terreno competencial de las autonomías, obligando a los territorios a ceder ante el «fanatismo climático» que propugna el Gobierno socialcomunista del PSOE y Unidas Podemos.

Con estos términos se lo transmite de manera directa la formación de Abascal al propio ministro de Cultura, Miquel Iceta, en una misiva enviada desde la Consejería de Cultura, Turismo y Deporte de la Junta de Castilla y León.

Vox, a través de su posición institucional en esta autonomía, reprocha al Ejecutivo central que trate de «someter» a los gobiernos regionales «a la dictadura de un ecologismo sectario y reduccionista que engañosamente opone medio ambiente con progreso y bienestar».

La carta insta al Consejo de Ministros a «adoptar de inmediato políticas que reduzcan nuestra ahora creciente dependencia energética» y lamenta que «el desmedido incremento de los costes energéticos está complicando sobremanera» la ejecución presupuestaria en materia cultural -competencia autonómica de Vox- en Castilla y León.

Pero, pese a la dureza del escrito, la formación descarta incumplir las medidas impuestas por el Ejecutivo y centra su ofensiva en el plano jurídico.

«Debemos cumplir la ley», aclaran fuentes de Vox, que recalcan que el partido está analizando posibles acciones legales y «limitaciones» a su aplicación

Además, el texto, firmado por el consejero Gonzalo Santoja, apela a la «derogación inmediata de las normas que impiden la exploración y extracción de nuestros recursos», y denuncia la «situación crítica» derivada de la aprobación de la Ley de Cambio Climático, como ya hizo el partido esta semana a través de una PNL en el Congreso.

De hecho, el grupo parlamentario Vox en las Cortes de Castilla y León ha registrado este viernes una Proposición no de Ley para su debate ante el Pleno en la que plantea la derogación o modificación de la Ley de Cambio Climático y Transición Energética, detener el desmantelamiento de las centrales energéticas y apostar por la energía nuclear.

Motivada por la crisis energética que sufre España y el “confinamiento climático” que plantea el Gobierno, Vox propone seis medidas para la recuperación de la “soberanía energética de España”, adaptando los plazos de transformación hacia una economía menos contaminante que no “ponga en peligro el empleo y economía”.

Fomentar la inversión y actualización del parque de generación nuclear

Asimismo, Vox busca promover la extensión de la vida útil de las centrales nucleares existentes y estudiar y en su caso programar de modo inmediato la instalación de nuevas plantas de energía nuclear garantizando su seguridad.

Otra propuesta es «poner en marcha todos los mecanismos necesarios de cara a paralizar todos los desmantelamientos de centrales térmicas que existan actualmente en España».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.