Vox prepara una institución internacional para luchar contra el comunismo y la nueva izquierda

La idea de la formación es crear un bloque ideológico panhispánico que haga de contraparte del Foro de Sao Paulo y el Grupo de Puebla.

Vox quiere expandir su visión política por América Latina. La formación liderada por Santiago Abascal trabaja en la creación de una asociación internacional (foro organizado) alternativa al Foro de São Paulo. Este es un foro de partidos y grupos políticos de izquierda, creado por el poderoso Partido de los Trabajadores de Brasil en 1990 y que ha venido dominado la izquierda latinoamericana desde entonces.

Santiago Abascal y la fundación Disenso han sido quienes han cogido la batuta de esta la iniciativa. Lo hacen en un momento crítico para la derecha latinoamericana, en un contexto en el que la izquierda del empobrecido continente está reconfigurándose después de importantes victorias electorales en Perú, Bolivia o, previsiblemente aunque en dudosas condiciones legales, en las próximas elecciones de Nicaragua. Asimismo, las encuestas arrojan grandes resultados para el excarcelado Lula da Silva y su viejo Partido de los Trabajadores de Brasil en caso de que las elecciones en Brasil se celebraran mañana.

El líder de Vox anunciaba este lunes:

Estamos entablando relaciones para crear un foro organizado de oposición a lo que ha sido el foro de São Paulo y el Grupo de Puebla.

Abascal ha asegurado que se trataría de una «estructura internacional» que busca «operar como una auténtica oposición en defensa de las libertades». No solo en América Latina, sino también en lo que el partido denomina «Iberosfera». La entidad tendría cabida, dice, para personas con distintas ideologías «pero que se opongan a la deriva comunista».

Vox lleva varios años tratando de crear una gran alianza internacional.

El partido verde tiene buenas relaciones con el entorno de Trump y el Partido Republicano en EEUU, y también con la derecha europea. Ahora quiere estrechar lazos con la latinoamericana.

El diputado Ignacio Garriga ha presentado la iniciativa: «La alianza de este Gobierno con la tiranía de Nicolás Maduro en Venezuela es un ataque a la libertad y a los lazos que nos mantienen unidos con los países de la Iberosfera».

El manifiesto de esta iniciativa pretende alinear a la mayor parte posible de líderes de Occidente para «frenar el avance del comunismo, que actualmente supone una seria amenaza para la prosperidad y el desarrollo de nuestras naciones, así como para las libertades y los derechos de nuestros compatriotas«.

Entre los firmantes destacan Eduardo Bolsonaro (diputado e hijo de Jair Bolsonaro); la disidente y escritora cubana Zoe Valdés; el actor y filántropo mexicano Eduardo Verástegui- amigo de Donald Trump- y la presidenta del partido italiano Fratelli d’Italia, Giorgia Meloni.

Meloni preside el grupo ECR en el Parlamento Europeo, es muy cercana a Vox y organizó hace un par de meses la cumbre iberoamericana ECR-Eurolat.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *