Urkullu prepara un incentivo para que los funcionarios de prisiones asuman sus objetivos con los presos etarras

Íñigo Urkullu, al que el Gobierno de Pedro Sánchez le ha dado las competencias de las tres cárceles del País Vasco ha preparado un «plan de acogida» para los 700 funcionarios de prisiones del nuevo sistema autonómico.

Será el 1 de octubre cuando dejen de depender del Ministerio del Interior para depender directamente del Gobierno vasco.

Se les va a concienciar sobre el nuevo «modelo de justicia alternativa» que defiende la «semilibertad» entre otras medidas.

Lo que deja bien claro el futuro de los asesinos terroristas de ETA que siguen en la cárcel

EL PROBLEMA DE URKULLU CON LOS FUNCIONARIOS DE PRISIONES

Los funcionarios de prisiones han sido uno de los colectivos más perseguidos y hostigados por ETA, con múltiples atentados y amenazas en su historial.

Entre sus víctimas está José Antonio Ortega Lara, que trabajó en la cárcel de Logroño y sufrió un secuestro tortuoso de un año y medio

A sabiendas de que este sector puede convertirse en un problema para el Gobierno pro etarra vasco, han decidido diseñar y aplicar este plan para prevenir problemas.

SEMILIBERTAD

La consejera de Igualdad, Justicia y Políticas Sociales, Beatriz Artolazabal, ha presentado el «modelo penitenciario» en el Parlamento europeo de la siguiente guisa:

«Se trata de un proceso complejo que precisará de puentes de transición para facilitar el cambio menos traumático posible».

Ha defendido el «régimen de semilibertad» que apoya su partido afirmando que:

«Debemos entender que el solo castigo como elemento reconductor tampoco es la solución»

“Hay que entender al » régimen de semilibertad como fundamental para el éxito del modelo vasco».

Insisten en que esta estrategia ha obtenido «resultados excelentes» en otros países de la UE.

REEDUCACIÓN Y EL INCENTIVO DE SILENCIO DE LA SUBIDA DE SUELDOS

El «modelo alternativo», está basado en según afirman el «diálogo y la resocialización»

Lo que el Gobierno de Urkullu llama:

«Las tres erres: resocializar, reeducar y reinsertar».

En el «plan de acogida» y las «condiciones laborales» que se presentan en éste como negociables se puede ver según fuentes del colectivo de funcionarios a OKDIARIO, una posible subida salarial.

Dichas fuentes afirman «comprender perfectamente cuál es la postura que nos ha planteado el Gobierno vasco». Esto es:

«Una mejora de nuestras condiciones a cambio de que, a partir de ahora, hagamos la vista gorda ante lo que va a ocurrir con los presos de ETA».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.