Una periodista de El País considera que «no es normal» que la familia de la menor violada en Igualada tuviera interés en que se supiese lo que se había hecho a su hija

Este pasado jueves día 28 de abril, se realizó un encuentro organizado conjuntamente por el diario EL PAÍS y la Universitat Pompeu Fabra (UPF) donde periodistas de sucesos y comunicadores de diferentes medios detallaron los pormenores de su trabajo diario.

En el encuentro —moderado por la redactora jefa de EL PAÍS en Cataluña, Ana Pantaleoni— participaron periodistas como Guillem Sánchez (El Periódico), Rebeca Carranco (EL PAÍS), Carles Porta (director del programa de radio y televisión Crims), Andrea Villoria (Ser Catalunya) y Anna Punsí (True Crime Factory).

Según comenzó el turno de palabra, un ejemplo brutal y reciente sirvió para debatir cómo debe comunicarse cuando hay que informar de asuntos tan delicados: El caso fue la violación, el pasado noviembre, de una menor de 16 años y la detención del único sospechoso de origen boliviano, la semana pasada tras cinco meses de investigación.

La periodista Rebeca Carranco fue la primera en tratar este trágico caso, con unas declaraciones dirigidas hacia la familia de la menor:

“La violación de Igualada era diferente de otras agresiones sexuales. Era brutal y, sobre todo, había una familia con mucho interés de que se supiera lo que habían hecho a su hija. Eso no es normal

Otro periodista de la mesa, Guillem Sánchez detalló cómo la familia de la menor se había puesto en contacto con él para denunciar la agresión y cómo tuvo que reflexionar sobre la autocensura antes de publicar la noticia sobre este caso.

Un asunto que no se trató, fue el de ocultar de manera unánime la nacionalidad del violador, por parte de los medios de comunicación

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.