Una nueva normativa para regular los puntos de recarga para coches eléctricos

La CNMC (Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia) ha aprobado una serie de informes relativos al Proyecto de Real Decreto que regulará la prestación de servicios de carga para vehículos eléctricos. También se ha aprobado el Proyecto de Orden sobre la información que deberán facilitar los proveedores de los servicios.

En resumidas cuentas, el Proyecto de Real Decreto es un paso más en la liberalización que ya empezó en 2018.

A partir de ahora, los puntos de carga podrán ser encontrados por los usuarios en un Punto de Acceso Nacional de información de tráfico en tiempo real.

Las nuevas normas especifican el papel de los diferentes agentes de estos servicios. El operador del punto de carga (CPO) será el titular de los derechos de explotación de la infraestructura.

La empresa proveedora de servicios de movilidad eléctrica (EMSP) se encargará de mantener la relación comercial (facturación, localización…) con el cliente.

El operador del punto de carga podrá mantener una relación directa con los usuarios. No será necesaria la intermediación de una empresa proveedora de servicios de movilidad. Ambos agentes estarán sujetos a una serie de derechos y obligaciones.

Objetivo: impulsar la red de carga

La normativa obligará a crear un servicio de atención de quejas, reclamaciones e incidencias.

Se regulará la existencia de un acuerdo de interoperabilidad que asegure la comunicación entre el operador del punto de carga y la empresa proveedora a la hora de prestar sus servicios, y se creará un régimen sancionador por el incumplimiento de las obligaciones establecidas.

La CNMC ha valorado de forma positiva el Proyecto de Real Decreto y el Proyecto de Orden. Suponen la regulación de los principios, derechos y obligaciones asociados a este tipo de servicios de carga, incrementando su transparencia y velando por el interés de los usuarios.

Se espera que esta normativa permita impulsar los servicios de carga para vehículos eléctricos y mejore la competencia.

La revolución del coche eléctrico, cada vez más cerca.

Si bien en España la participación del coche eléctrico apenas supone un 2,83% del total de nuevos coches vendidos, el crecimiento en términos porcentuales es innegable. En España la mala situación económica, sumada a la falta de red de recarga y de garajes habilitados para la carga de eléctricos suponen el mayor problema.

La Unión Europea ya está cerca de convertirse en el primer mercado de coches eléctricos del mundo. Otros países europeos fuera de la UE como Noruega e Islandia venden, desde hace un par de años, más coches eléctricos que de combustión.

En Suecia los coches eléctricos puros llegaron al 22% de cuota de mercado en junio. Todavía son cifras lejanas al 65% de eléctricos puros de Noruega.

Alemania, primera potencia automovilística del continente, alcanzó los 64.734 automóviles enchufables (eléctricos puros e híbridos enchufables) vendidos. Los coches eléctricos por si solos supusieron un total de 33.420 unidades; es decir el 12,2% del total de nuevas ventas.

En Reino Unido- país que quiere prohibir los coches con motores térmicos en 2030- las ventas de coches eléctricos puros fueron de 19.842 unidades. Hablaríamos de un 10,7% del total. Si a esto le sumamos los híbridos enchufables la cifra asciende a 31.981 unidades (un 17,2%).

En Francia ya superan el 10% y en Italia- país muy semejante a España en este sentido- andan cerca del 5%.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *