Un vendaval llamado Juan García Gallardo

«No es mi culpa que usted (…) acabara convirtiéndose en el mamporrero de las élites globalistas». Primer zasca al podemita peludo. «Le deseo mayor éxito como youtuber que el que ha tenido como vicepresidente. De tanto practicar la transparencia se ha vuelto usted transparente, es un fantasma político». Éste para el listo de Igea. «Va siendo hora de que dejen de ir llorando por los pasillos de las Cortes, porque llorado se viene de casa». Éste para ambos.

Estimado lector, estas son algunas de las «cariñosas» perlas que, gracias a Juan García Gallardo, tuvimos el placer de disfrutar en las Cortes de Castilla y León. Cabe reseñar que la lluvia de zascas fue el colofón a un solemne discurso que estuvo a la altura del momento. Pero cayó con tanta intensidad sobre los cadáveres políticos rojos-morados-naranjas, que procedía citarla.

Por fin, la fosa séptica despositaria de detritus político -su amoral proceder- que es la izquierda, una entelequia que solo existe en las cabecitas de los acomplejados que permanecen en el error de darle pátina de demócratas a quienes son aspirantes a «Largos Caballeros» -detritus histórico-, empezó a recibir parte de lo que merecen.

Juan García ha empezado a dar la batalla cultural. Ha empezado a ganarla

La izquierda se niega a aceptar el resultado de las urnas. Así de fácil. La historia nos enseña que nunca lo hicieron. Dada la fecha, procede reseñar que esta fue la causa -negar la victoria de los monárquicos en las elecciones locales del 12 de abril de 1931- de la ilegal imposición de la ilegal Segunda República dos días más tarde -el 14 de abril-, y su ulterior consecuencia: la Guerra Civil, cuya responsabilidad fue exclusivamente de la izquierda.

«La izquierda ha utilizado la historia para dividir a los españoles, por eso recuerdan el bombardeo de Guernica y olvidan el bombardeo de Cabra».  (Juan García Gallardo). Bueno, quedaron segundos, no sé por qué lloran tanto los rojos.

Sigamos. Sintiéndose ultrajada por el rechazo de los españoles de Castilla y León se ha revuelto como animal herido contra el pacto de gobierno. Se niegan a asumirlo. Por ello han desplegado todo su potencial mediático-político, puro matonismo callejero, e invocado el antidemocrático cordón democrático. Un manido eufemismo para impedir que se cumpla la voluntad de los electores. ¿Por qué? Porque la democracia solo existe cuando les votan a ellos. El resto es fascismo.

Alguien podría decir, hombre, la gente ha votado libremente, ¿no? Sí pero no, porque la gente solo acierta cuando vota a la izquierda. En su paranoia roja carente de resortes morales, solo conciben que les voten a ellos.

«Es usted la señora Hidalgo, es el Hidalgo castellano, y yo le auguro un estrepitoso fracaso, su partido está condenado a la desaparición» (Juan García Gallardo).  Amén

Esta profética frase se clavó como un dardo envenenado en la frente de Tudanca, líder socialista y absentista de la Seguridad Social. Otro nada ilustre miembro de la hermandad de la izquierda de España, que no española, que nunca ha trabajado ni cotizado un solo día fuera de la política. Allí comparte vergüenzas con Lastra, Iglesias, Montero, Sánchez y una lista interminable de vividores profesionales alérgicos al «innoble» arte de trabajar. Todos estos tienen menos vida laboral que mi perro, Rulo. 

Pues, estos vulgares «politicuchos» convertidos en obstáculos que impiden el verdadero progreso de nuestra sociedad, son los que enarbolan la bandera de la ejemplaridad y se niegan a hablar con los cargos electos de VOX. Han decidido dar la espalda a la mitad de España, a todos los que nos le voten.

El verdadero cordón sanitario se lo han puesto los castellanos y leoneses a PSOE, UP y CS

A ver, basura roja, ustedes sois los miserables que dormís en la misma cama que los hijos de la ETA. Sí, la banda terrorista que ha asesinado a casi 1.000 inocentes. Sí, los que habéis incorporado a Otegi a la dirección del Estado. Sí, los que os abrazáis a golpistas, independentistas y comunistas. ¿De qué vais a dar lección? Si tuvieseis dignidad, sentiriáis vergüenza de vosotros mismos. Lo único que podéis hacer es idos y cerrar la puerta al salir. Y seguir llorando.

En honor de los «cordoneros» comunistas, me permito traer la Resolución del Parlamento Europeo de 19 de septiembre de 2019 sobre la importancia de memoria histórica europea para el futuro de Europa “…los regímenes nazi y comunista cometieron asesinatos en masa, genocidios y deportaciones y fueron los causantes de una pérdida de vidas humanas y de libertad en el siglo XX a una escala hasta entonces nunca vista en la historia de la humanidad (RSP 2019/2819).

Por ello, el Parlamento Europeo instó a los estados miembros a que estableciesen el 23 de agosto como Día Europeo Conmemorativo de las Víctimas del Estalinismo y del Nazismo, a escala tanto de la Unión como nacionales de todos los países miembros. Los nietos ideológicos de estos criminales rojos son los que pretenden darnos lecciones.

Por fin ha comenzado la batalla cultural. Por fin, gracias a VOX y de la mano de Juan García Gallardo, hemos visto el inicio del fin de la verdadera pandemia de España: la izquierda.

Un comentario en «Un vendaval llamado Juan García Gallardo»

  • el abril 14, 2022 a las 5:57 pm
    Enlace permanente

    Siempre contundente y acertado, D. Miguel. El hecho de que las verdades no gusten (en muchas ocasiones) no es óbice ni para dejar de decirlas ni para mantenerlas como verdades. Y la mentira es enemiga del bien, de lo justo y de lo bello, por lo que no podemos permitir que triunfe. Si las izquierdas, siniestradas y tenebrosas, no aceptan la verdad de sus actos (sino que además presumen de ellos) es porque saben que son enemigos del bien (camuflados de “demócratas”). ¡Qué mundo del revés!

    Felicitaciones, siempre, por sus palabras claras y exactas. Además de verdaderas…

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.