Un pueblo catalán vota el 1 de octubre si sigue pagando impuestos a España

El Ayuntamiento de Sant Julia de Ramis, en colaboración con la ANC, prepara una votación para ejercer lo que ellos llaman «soberanía fiscal». Afirman que el resultado será vinculante.

En e Ayuntamiento de Sant Julià de Ramis, gobierna ERC, que celebrará el próximo 1 de octubre una consulta en este municipio para preguntar a los ciudadanos si están de acuerdo con que el consistorio liquide los impuestos a la Agencia Tributaria de Cataluña (ATC) y ejercer así la «soberanía fiscal».

El equipo de gobierno cuenta con el apoyo de la Assemblea Nacional Catalana y su campaña Jo pago a Catalunya (Yo pago en Cataluña) con la que buscan desde hace tiempo animar a los catalanes a pagar todos los impuestos, también los estatales, en la Hacienda catalana.

Desde hace tres años Sant Julià organiza votaciones de diversa índole de cara a reivindicar el legado del referéndum ilegal del 1 de octubre de 2017 sobre la secesión de Cataluña. No obstante, esta es la que puede alcanzar un resultado verdaderamente transcendente.

A la votación están convocadas todas las personas mayores de 16 años, el único requisito es que estén empadronadas en el municipio. El voto se podrá efectuar desde las cuatro de la tarde hasta las ocho en el pabellón municipal, siendo el resultado vinculante.

En caso de que gane el sí, el proceso de pago a través de la Hacienda regional se haría efectivo en el primer trimestre del 2022.

Sant Julià de Ramis fue uno de los focos de resistencia anti policial en el referéndum del 1-O de 2017.

El municipalismo toma el relevo al Gobierno autonómico.

Este órdago del municipalismo independentista se produce en un momento en el que el Gobierno de la Generalitat ha dejado un poco de lado los nuevos pulsos a la legalidad.

Al mismo tiempo, la Associació de Municipis per la Indepèndencia (AMI), está bajo mínimos, con la mitad de los ayuntamientos inscritos que han dejado de pagar la cuota.

Al ser un trámite doble, la mayoría opta por dirigirse directamente a la Hacienda española. Los datos desde 2018 reflejan que cada vez menos contribuyentes se han animado a hacer este trámite intermedio: en 2018 (el pico) hubo solo 192 catalanes que pagaron a través de la Hacienda catalana.

En el caso de Sant Julià de Ramis sería el propio ayuntamiento quien se encargaría de hacer este paso doble y no afectaría a la rutina de sus habitantes. El procedimiento que estableció en su momento el Gobierno de la Generalitat durante los años más álgidos del procés facilitó a los que quisieran hacerlo usar un depósito bancario. Posteriormente, la Hacienda autonómica hace el pago a la Agencia Tributaria Estatal en nombre del contribuyente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *