Un perro peligroso muerde a una niña de once meses en Xàtiva

El perro estaba en una terraza, parece que sin bozal ni sujeción, y se abalanzó sobre la menor, a la que le mordió en el muslo de forma brutal dejando expuesto el fémur de la pequeña

Por mucho que el Gobierno de PSOE y Podemos quiera eliminar la categoría PPP entre los cánidos, la realidad es testaruda y sigue habiendo perros potencialmente muy peligrosos para los seres humanos que entren en contacto con ellos.

Efectivamente, en este caso el perro era de raza peligrosa.

Los hechos ocurrieron sobre las nueve y media de la mañana en la calle Ronda Sèquia de la capital de La Costera en las inmediaciones del bar Euforia.

La terraza estaba en ese momento llena con mucha gente almorzando, cuando los padres con la niña pasaban tranquilamente por delante del bar. En ese momento, un perro de raza peligrosa se lanzó a por la niña y le mordió en el muslo, según señalaron testigos presenciales de los hechos. Al parecer, el perro no llevaba ningún tipo de sujeción ni bozal mientras su propietario, que no era cliente habitual de este establecimiento, almorzaba también en el bar.

Al oír los llantos de la niña y los gritos de los padres, muchos de los que se encontraban en ese momento en la terraza del bar almorzando en una jornada que se preveía tranquila se abalanzaron sobre el perro para intentar separarlo de la niña. No fue sencillo, pero lo consiguieron tras unos momentos de forcejeo con el animal.

En ese momento, el dueño del bar decidió coger a la niña y llevarla al hospital en su mismo vehículo. Los padres (también estaba uno de los abuelos de la criatura), no tenían un coche en las inmediaciones.

«Lo importante era llevar cuanto antes a la niña al médico», señaló el testigo que montó en su coche con la niña. «En ese momento no piensas en otra cosa más que en lo que le podía pasar». «Hemos pensado que era lo más eficaz porque yo tenía el vehículo aparcado al lado del bar».

También indicó que la niña no paraba de llorar mientras sangraba, aunque al parecer no demasiado. «Se le podía ver el fémur a través de la herida», añadió. Al llegar al hospital entregó a la niña al personal de Urgencias que pasaron a atenderla rápidamente.

Las personas que estaban almorzando retuvieron al supuesto dueño del perro mientras llegaba la policía al lugar de los hechos. Pronto llegaron unidades de la policía local y Nacional de Xàtiva y empezaron a tomar declaración a los testigos y a emprender el resto de diligencias que se realizan en estos casos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.