Un instituto francés organiza «citas rápidas» entre alumnos africanos y refugiadas ucranianas

Como ya ocurrió con los refugiados sirios en la crisis migratoria de 2015, algunos centros educativos e instituciones de países como Francia y Alemania están animando a la población nativa a sociabilizar, y por qué no, intimar, con la población recién llegada.

También se están organizando eventos para fomentar el mestizaje entre ambas poblaciones aún por integrar en la Francia multicultural: los africanos de primera generación con problemas lingüísticos o de integración, y las recién llegadas refugiadas ucranianas.

Este ha sido el caso de La Ferté Macé:

No han sido pocas las críticas que esto ha despertado en la red por parte de grupos que lo consideran parte de la ingeniería social de la Francia actual.

El Estado francés lleva algunos lustros obsesionado con la idea de la mezcla entre poblaciones. Quizá porque ve en este proceso, para muchos inevitable, la única forma de garantizar la normalización de la multicultura, la decadencia del viejo nacionalismo identitario francés y la paz social en una sociedad cada vez más frágil y dividida. Hace unos años, el ex presidente Nicolás Sarcozy llegó a sugerir que el mestizaje debía ser prácticamente obligatorio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.