Un buen Logroñés se queda sin premio en Las Gaunas

Riojanos y aragoneses se citaron ayer en Logroño para poder marcar distancias en la clasificación. Sin embargo, las necesidades de ambos conjuntos eran muy diferentes.

Los de Jim necesitaban los tres puntos para continuar con su tendencia positiva de las últimas jornadas. El Zaragoza llegaba al encuentro habiendo ganado dos de sus últimos tres compromisos, y una victoria en Las Gaunas les permitía afianzar su buen momento.

Por su parte, el Logroñés encaraba este encuentro como una “final”. Los blanquirrojos no sabían lo que era ganar desde comienzos de año, y el descenso estaba a tan sólo un punto. Así las cosas, las tablas en el marcador dejaron la situación prácticamente inalterada, aunque con una “pequeña” buena noticia: la imagen del conjunto riojano mejoró (y mucho) en este partido.

El primer tiempo en Las Gaunas estuvo bastante igualado. Ambos equipos protagonizaron llegadas al área rival, pero el único que halló petróleo en una de las jugadas fue el equipo de Sergio Rodríguez. Un pisotón de Jair a Nano Mesa, revisado por el VAR, propició un penalti para los locales, que se encargó de ejecutar Andy. Con una presencia más intensa del Zaragoza en las proximidades del área blanquirroja durante los últimos minutos, el descanso llegaría con victoria momentánea para el Logroñés.

El Zaragoza trataría de dar un golpe de efecto realizando un cambio nada más volver del descanso. Sin embargo, no sería hasta el minuto 61 cuando volvería a sonar la megafonía en Las Gaunas. Un balón colgado atrás de Zapater para Narváez provocaría que éste pusiera las tablas en el marcador.

Minutos más tarde, y con un Logroñés que no bajaba los brazos, Paulino se encontraría con el palo de la portería de Cristian. Con el susto en el cuerpo, el Zaragoza volvería a hacer cambios, a diferencia de los riojanos, que esperaron hasta el minuto 79.

Así, poco más sucedería en un partido que acabó saldándose con un punto para ambos equipos. Un punto que les vale a poco si tenemos en cuenta la situación tan apretada que se está viviendo en los puestos bajos de la clasificación. De hecho, Sergio Rodríguez expresaba nada más terminar el encuentro que “el punto no me sirve de consuelo porque teníamos la mente puesta en conseguir los tres puntos”. Eso sí, “el equipo ha disputado el partido como si fuera el último: yendo a por todas, disputando cada balón y no dándose por vencido”.

El Logroñés afrontará su próxima “final” el martes ante la Ponferradina en El Toralín.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *