Ucrania reconquista Jersón. Rusia sufre su tercera mayor debacle desde que empezó la guerra

La moral rusa sufre su mayor varapalo en dos meses cuando todavía no se había recuperado de la gran derrota del Ejército ruso en Jarkov e Izium. Kherson era, junto con Mariúpol y Melitopol, la ciudad más importante que los rusos poseían en Ucrania hasta ahora.

Hace apenas una hora se comunicaba también la muerte en extrañas circunstancias del vicegobernador prorruso de la región de Jersón,  Kirill Stremusov, región de la cual la recién capturada ciudad homónima es capital.

Este hecho contribuye a disparar la euforia ucraniana y el desánimo ruso, así como también supone el enésimo descrédito internacional del gigante euroasiático, que desde primavera no ha hecho sino ir cediendo terreno conquistado a Ucrania, así como perder ingentes cantidades de hombres, dinero, armas y municiones.

La tercera mayor victoria ucraniana desde que comenzó la guerra

La primera gran victoria ucraniana desde el inicio del conflicto abierto, y quizá la más importante, se produjo en primavera, cuando Rusia ordenó un gran repligue de sus tropas en Ucrania y cedió todo el norte del país, algunas zonas del noreste, y una gran parte de los territorios conquistados al oeste del Dniéper, incluida la estratégica ciudad de Nikolaiv. Esta última era fundamental para que hubiese sido posible un asalto ruso a la prorrusa Odessa, lo que además de haber dejado a Ucrania sin salida al mar, a su vez hubiese permitido a Rusia anexionarse el territorio prorruso de Transdnistria, la zona prorrusa de Moldavia ocupada militarmente por Rusia desde hace muchos años.

Hace ahora un par de meses, Ucrania llevaba a cabo su gran ofensiva en los distintos frentes de guerra. Su ataque sobre el frente de Jarkov y sobre el territorio conquistado por Rusia en torno a la ciudad de Izium fue un éxito rotundo en todos los sentidos. Hasta el punto de que forzó a Putin a declarar la movilización parcial de reservistas y ciudadanos en edad militar dentro de la propia Rusia. Ucrania también consiguió ciertos avances en Kherson y en algunas zonas del Dombass, que a su vez vio como la amenaza rusa desaparecía en el flanco norte a medida que Ucrania reconquistaba vastas porciones de territorio en apenas unos días.

La gran ofensiva ucraniana sobre la gran ciudad de la desembocadura del Dniéper comenzó igualmente a finales de verano, pero aunque los rusos ya habían sufrido pérdidas territoriales y evacuado varios miles de tropas, no ha sido hasta ahora cuando las propias autoridades rusas han reconocido su repliegue al Este del Dniéper.

Zelensky y otros altos dirigentes ucranianos han comparecido hoy para afirmar que están abiertos a abrir conversaciones de paz con Rusia, pero no están dispuestos a ceder un solo centímetro de territorio legítimamente ucraniano, lo que incluye la península de Crimea y las prorrusas Lugansk y Donetsk.

¿Y ahora qué?

Previsiblemente, Ucrania reforzará sus distintos frentes de guerra con las tropas de refuerzo y las armas y municiones que le llegan desde occidente.

Asimismo, continuarán los enfrentamientos diarios en el Dombass, y la guerra en el oeste se trasladará al flanco oriental del Dnipéper, donde los ucranianos tratarán de atravesar el río o el mar para ir reconquistando la parte de Kherson que queda al Este del Dniéper, así como la zona del sur de Zaporitzia y de Melitopol, el territorio anexionado por Rusia que comunica Lugansk y Donetsk con la península de Crimea.

Es difícil saber con certeza cómo acabará este conflicto, del que no se puede descartar ni siquiera una guerra nuclear a escala insólita, lo que parece cada vez más claro, es que es Ucrania la facción que tiene ahora la iniciativa en la guerra así como el tiempo jugando a su favor.

En cuanto a Putin, la guerra pinta cada vez peor para él en todos los sentidos. Si la conflagración y las asfixiantes sanciones internacionales se siguen prolongando meses, y Rusia continua cediendo terreno sin arrancar la mínima concesión territorial por parte de Zelenski, es posible que el propio establishment ruso se rebele contra su hasta ahora inamovible líder nacional y fuerce la rendición de Rusia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *