Todo vale contra Alvise

¿Debería ser obligatoria la vacunación? ¿Es segura la vacuna? ¿Se esconde algo tras estos alardes de altruismo disfrazados de filantrópicas razones? ¿Qué, quién y por qué?

Por cierto, ¿todo vale para atacar y perseguir a Alvise Pérez? ¿Tendrá que pedir perdón por pensar por sí mismo, por ser crítico y defender sus principios?

Estimado lector, soy consciente de que todo lo relacionado con la vacunación es un tema muy complejo, del que se pueden tener opiniones muy distintas. Lo que no se puede hacer, opino, es imponerla como si de un dogma de fe se tratase, so pena de ser civilmente asesinado, justo lo que ansían estos totalitarios con Alvise. Cualquier excusa es un motivo para atacarle.

Debo decir que sigo con mucha preocupación el ruido mediático organizado por varios partidos políticos y medios de contaminación.

No hablo solo de salud, que también, hablo del recorte de libertad tan brutal como incompatible con la democracia

Observo atónito como imprudentemente se demoniza a las personas que deciden no vacunarse; hay quienes apuestan por señalar y marcar a los no vacunados. ¿De qué estamos hablando? ¿Nos hemos vuelto locos todos? Me temo que eso es lo que pretenden los organizadores.

Cuidado. Mucho cuidado. Conviene mirar a la luna y no al dedo que la señala, porque podría ser que nos estén robando lo más sagrado que hay en democracia después de la vida: la libertad

La libertad es mucho más que una palabra, es la esencia de nuestra existencia. Solo cuando la pierdes la valoras. Tristemente, cuando esto ocurra lamentarás no haber hecho nada por defenderla. Ya será tarde. Ya no eres libre. Porque sin libertad no hay vida, solo esclavitud, y en la esclavitud no se vive, se muere.

¿Cuál es mi opinión? Libertad. Libertad para decidir vacunarte o no. Para obrar por ti mismo y asumir tu responsabilidad

Conviene que tengas presente que tu historial médico es tuyo, y nadie tiene que obligarte a enseñarlo para entrar a un establecimiento. Nadie puede obligarte a vacunarte ni a demostrar que estas vacunado. Nadie puede marginarte ni discriminarte por ello. ¡Solo faltaba eso!

Se da la cruel circunstancia que podría haber un asesino viviendo cerca de ti y tus hijos, y no tienes derecho a saberlo porque hay que proteger su intimidad, aunque sea a costa de la muerte de un inocente de nueve años. ¿Nos damos cuenta de lo que está sucediendo?

Hoy es el Covid-19, mañana puede ser por cualquier otra cuestión que al psicópata de turno se le ocurra. El gran problema es que si hoy lo aceptas, mañana no tendrás elección.

¿Alguien se imagina obligarnos a demostrar que no padecemos otras enfermedades? Si te privan de tus derechos por la situación actual, ¿por qué no hacerlo en el futuro con cualesquiera otra excusa? Creo que es abrir una puerta muy peligrosa de consecuencias previsibles pero no deseables.

La sociedad ha aceptado y normalizado el papel paternal del Estado, que dirige benévolamente nuestro destino. Parecería que no hay vida más allá del paraguas paternalista estatal. Pero, ¿qué sucede cuando socapa de ese mantra actúa en sentido opuesto? Aceptar ese papel predominante y mesiánico de un puñado de indignos políticos a los que nuestra hacienda, libertad y vida le importa entre cero y nada, es asumir nuestra minoría de edad perpetua; nuestra inferioridad intelectual. Es algo inadmisible. Es nuestro fracaso.

Esta forma vil de actuar contra Alvise no es nada nuevo. Ya lo sufrieron en la tiranía rusa de Lenin y en el Tercer Reicht y mirad con qué consecuencias. No estoy comparando ni frivolizando, Dios me libre, pero es imperativo mantener la guardia muy alta por la pulsión dictatorial que padecemos en España.

Tenemos a comunistas okupando las principales instituciones de nuestra nación, ¿qué puede salir bien? Nada

Mantener esta enfermiza espiral de persecución y seguir inoculando odio en las masas para dividirnos y enfrentarnos entre nosotros podría derivar en otra Kristallnacht -noche de los cristales rotos-, dónde tuvo lugar una violencia brutal contra los judíos instigada por Goebbels, salvo que esta vez sería contra los herejes no vacunados.

¿Qué será lo próximo, someterlos a castigos físicos? Ya puestos, pongámosles una marca, amarilla para que se vea bien, y encerrémosles hasta que aprendan a obedecer y a someterse al Gobierno, aunque ese Gobierno lo formen traidores comunistas que duermen en la misma cama que Otegi.

No. No vale todo. No podemos sacrificar nuestros derechos en pro de unos políticos cuyo mayor “logro” ha sido encerrarnos ilegalmente en nuestras casas y no estar en la cárcel por ello. Que mienten por sistema, y que han institucionalizado el engaño como forma de hacer política, ¿pueden tener alguna credibilidad? ¿Pueden tener buenas intenciones? Yo no lo creo.

La cuestión no es vacuna sí o vacuna no

No es eso. Nada tengo contra los que han decidido vacunarse ni contra los que se niegan a ello. Aquí hablamos de libertad para tomar tus decisiones sin ser linchado por ello. La llamada de atención es para estar ojo avizor en la defensa de nuestra libertad.

Vaya por delante todo mi apoyo a Alvise Pérez. La campaña de acoso orquestada contra él desprende el putrefacto hedor del mismísimo Joseph Goebbels. Quieren destruirlo al precio que sea preciso. Pero Alvise no está solo. Sus acusadores, sí.

Un comentario en «Todo vale contra Alvise»

  • el noviembre 25, 2021 a las 12:11 pm
    Enlace permanente

    Bravo, como siempre, estimado D. Miguel. En efecto, no es un tema en sí de “salud”, sino de “Libertad”. Y no comprenden muchos habitantes de ESPAÑA (mal que les pese) que la salud de una democracia se mide por el grado de libertad de la que goza. Claro, con un “tragacionismo” tan ignorante como ingenuo, veo reabiertas las “chekas” en dos semanas. Ampárenos Dios.

    Un abrazo, estimado patriota, y felicitaciones por esta reflexiva columna.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *