Terremoto electoral en la campaña francesa

Si la semana pasada informábamos ya de la progresión en los sondeos de la figura de Éric Zemmour, ensayista, escritor y periodista francés conocido por sus posturas nacionalistas, gaullistas y conservadoras, esta semana dos nuevos sondeos lo sitúan al 15%, empatado con Marine Le Pen y por delante de todos los posibles candidatos del centro-derecha francés (Les Républicains).

Dominique Reynié, conocido profesor y politólogo francés, afirma que el fenómeno Zemmour no sólo está rompiendo todos los cálculos políticos y previsiones hechos hasta la fecha sino que, además, nunca antes había sucedido que en apenas dos semanas un candidato aún no declarado aumentara su intención de voto en más de siete puntos y se situara técnicamente en posición de pasar a la segunda vuelta.

En el Elíseo empiezan a tomarse en serio la figura de Zemmour, hasta el punto de que el Presidente de la República Emmanuel Macron ha empezado a criticar abiertamente las posturas del periodista soberanista, como si hubiese ya presentado su candidatura.

En el entorno de Marine Le Pen el nerviosismo aumenta por momentos y algunos analistas ya hablan del posible hundimiento de su candidatura si Zemmour decide finalmente presentarse y consigue las 500 firmas de cargos electos necesarias para formalizar su candidatura. La candidata de la Agrupación Nacional ha perdido en dos semanas más de once puntos en intención de voto hasta situarse en un discreto 16%.

En Les Républicains también crece el nerviosismo puesto que ninguno de sus candidatos consigue más del 14% y se detecta una erosión de voto hacia Zemmour, que, de presentarse, podría dejarlos por detrás de un Mélenchon, candidato izquierdista, con hasta un 13% de intención de voto según un sondeo publicado hace tres días.

La gran incógnita es cuándo Éric Zemmour va a oficializar su candidatura. El mes de noviembre, en torno al día 11, fecha simbólica por tratarse del aniversario del Armisticio que puso fin a la Primera Guerra Mundial, podría ser el momento escogido por este periodista apasionado por la historia de Francia para desvelar sus intenciones y empezar una dura carrera de obstáculos que, de resultar fructuosa, podría llevarle al Palacio del Elíseo.

Mientras, en la izquierda, las primarias ecologistas concluyeron hace un par de días con la victoria del relativamente moderado Jannick Jadot frente a la radical Sandrine Rousseau. Jadot, de momento, es junto a Mélenchon el único candidato de la fragmentada izquierda francesa con alguna posibilidad de participar en la carrera presidencial con alguna opción de acabar en el podio de la Primera vuelta.

Día tras día, semana tras semana, la campaña presidencial francesa parece más cerca de ser histórica, dando un vuelco al esclerotizado panorama político europeo occidental. El contraste con una Alemania eternamente conformista y donde las diferencias políticas cada vez son más irrelevantes es total. Francia y Alemania cada vez se parecen más a dos vagones en rumbo de colisión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *