Tercer detenido en la Comisión Islámica; prisión para el tesorero imputado por financiación del terrorismo y pertenencia a organización terrorista

El juez de refuerzo del Juzgado Central de Instrucción número 6, Joaquín Gadea, ha acordado prisión provisional sin fianza al tesorero de la Comisión Islámica de España (CIE).

El sujeto se llama Mohamend Hatem Rohaibani Sleik (61 años) y se le imputa un delito de pertenencia a organización terrorista y otro de financiación del terrorismo.

Es uno de los tres musulmanes detenidos en la operación antiterrorismo que también ha llevado a la captura del presidente de la Comisión Islámica, Ayuman Adlbi.

Adlbi y el otro acusado están en libertad a la espera de que el magistrado decida si les cita para declarar.

EL CASO

Presuntamente, el tesorero estaría colaborando con una ONG que da ayuda económica a yihadistas que son filiales o sirven los intereses de Al Qaeda. De manera que se habría destapado así una red de personas coordinadas durante años para organizar y trasladar desde España dinero para terroristas yihadistas.

Los fondos fueron captados a través de campañas de caridad, en las que españoles y residentes en España donaban dinero que era utilizado para financiar asesinos yihadistas; con una mayoría ignorante del destino último del dinero.

Los tres sujetos, explican fuentes, se valieron de su posición de influencia para conseguirlo, utilizando recursos de varias asociaciones musulmanas interconectadas para recaudar donativos vistiendo la situación de cara a los donantes como ayuda humanitaria a huérfanos de Siria.

El dinero recaudado se enviaba a una ONG, Organización Humanitaria Al Bashaer, vinculada a la organización terrorista yihadista Yeish al Islam, que ha llegado a operar como filial de Al Qaeda en Siria.

LA INVESTIGACIÓN Y LOS NIÑOS SOLDADO

La investigación comenzó hace dos años. Fue entonces cuando especialistas en la lucha antiterrorista descubrieron, gracias a una operación en 2019, la existencia de una red de financiación desde España que a través de esa ONG enviaba dinero para financiar a combatientes yihadistas de Al Qaeda. También averiguaron que las actividades las realizaban personas de la Comisión Islámica y centro islámico de Madrid y que parte del dinero recaudado iba a gastos de un centro escolar en mitad de la zona de guerra donde adiestran a niños huérfanos para convertirse en «soldados» yihadistas.

La educación consiste en la radical sharía, el entrenamiento en la lucha armada y el lavado de cerebro de los niños con el uso de la religión sumado a la idea de continuar la actividad terrorista de sus padres muertos en un combate que el Islam considera «guerra santa».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *