Tarde dorada para el toreo, gracias a Emilio de Justo

Emilio de Justo volvió a bordar el toreo la tarde de ayer, concretamente en la plaza de Sanlúcar de Barrameda, ante astados de Juan Pedro Domecq, el día que reapareció Manuel Díaz “El Cordobés y con Enrique Ponce, abriendo terna.

Corrida con cuajo de Juan Pedro, que tuvo matices, cualidades y en general buenas embestidas

Emilio de Justo toreó magistralmente a la verónica a su primer toro, tercero de la tarde. Un astado al que le faltó más empuje en la faena de muleta, donde vimos a un Emilio de Justo, firme y asentado con el toro. Dejó una soberbia estocada, y recibió dos orejas excesivas.

Pero lo mejor del torero cacereño vino con el sexto y último astado de la tarde, un buen astado de Juan Pedro, que permitió al torero bordar el toreo.

Faena de altos vuelos, con series ligadas por ambos pitones, donde destacó la forma de citar, los embroques, con las zapatillas asentadas en el albero y los riñones encajados. Series rematadas con excelsos pases de pecho, vaciando las embestidas por la hombrera contraria.

Faena cumbre, la pena que marró con los aceros y perdió trofeos, pero las sensaciones, y el momento por el que pasa Emilio de Justo es extraordinario

Abrió tarde Ponce, el cual tuvo como primer oponente a un toro, que se movió mucho y le regaló un buen puñado de embestidas. Vimos al valenciano dando muchos pases por ambos pitones pero rápido, despegado y sin ton ni son.

El segundo astado de Ponce, fue un toro, con mucho genio, fiereza, bronco en sus embestidas, pero en cuanto Ponce le apretó un poco y le ganó la partida, el toro se terminó rajando.

Ponce marró con los aceros sus dos trasteos

Reapareció Manuel Díaz “El Cordobés” tras tres años de ausencia, operaciones óseas, y dos prótesis, cada una en sus caderas. Tuvo como primer oponente al toro soñado para cualquier reaparición. Un toro con una calidad de embestida extraordinaria, con un temple y ritmo sensacional, en definitiva, un toro para bordar el toreo. Algo que nunca hizo “El Cordobés”, porque después de tres años sin torear, operaciones, rehabilitaciones, y demás menesteres, el torero había perdido el sitio en la cara de los toros y no estaba preparado ni física, ni mentalmente. Algo que se le notó en demasía, nada más verlo en sus dos saludos capoteros, a sus dos astados.

Además con su primer toro, ya antes citadas sus excelentes cualidades, anduvo muy inseguro.

Más centrado en su segundo, quinto de la tarde, donde el torero deleitó al público, que no al aficionado con su puesta de escena, y su parafernalia.

Resumiendo, buena corrida de Juan Pedro, donde lo más artístico e importante, vino de la mano de Emilio de Justo.

En otro orden de ideas, también la semana ha estado bien revoltosa con el tema de la Feria de Sevilla, una feria que ha quedado suspendida o en su defecto trasladada al mes de septiembre. Pero eso no ha sido lo peor, lo peor ha sido el ver la inoperancia política y la inoperancia por parte de la empresa.

Por un lado la empresa siempre quiso el 50% del aforo, también se encargaba de hacer test al público que acudiese a las corridas. Cabe destacar que habían vendido un buen número tanto de abonos, como de entradas sueltas.

La empresa no tenía plan B, ni otras soluciones, algo respetable. Por parte de la Junta de Andalucía lo tenían claro, aforo reducido, con separación de 1.5 metros de distancia entre personas. Algo que con el 50% en La Maestranza era imposible.

Para no hacer el cuento largo, nadie  cedió por ambas partes y al final nos quedamos sin Feria, y con un sabor de boca amargo con interrogaciones, dudas o suposiciones, viendo la tirantez entre ambas partes.

Lo que si tenemos claro es que con este tipo de actuaciones, quien pierde es la Tauromaquia. Y en estos momentos todos son igual de culplables, nadie queda exento de pecado.

Sin embargo en la Comunidad de Madrid, inmersa en la vorágine de la campaña electoral, ha dado permiso a la apertura de Las Ventas, el próximo 2 de mayo para la celebración de un festival taurino. Lo que supondrá el regreso de los toros a Madrid.

También la Comunidad ha dado luz verde para la celebración de la Feria en la plaza de Vistalegre, con esos 10 festejos seguidos en lo que ha pasado a denominarse un San Isidro especial.

Suponemos también que no habrá impedimento para poder celebrar la feria de Leganés, que está pendiente desde el mes de marzo. Como verán las cosas son distintas en Madrid, que en Sevilla, unos están de campaña electoral, otros están en el poder, unos empresarios se adaptan a las normas, otros no, unos están a buenas y otros en cambio, están a malas. Y la Tauromaquia por desgracia pendiente de estos líos, que tan poco la benefician.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.