Suiza se convierte en el último país de Europa occidental que legaliza los matrimonios LGTBI

Solo el gobernante UDC se oponía al ‘matrimonio gay’. También la iglesia suiza y otros grupos religiosos y conservadores se opusieron a una medida que apoyaron prácticamente todos los partidos.

Tras Suiza, tan solo el diminuto estado tradicionalista-libertario de Lienchestein se resiste a este cambio en la concepción del matrimonio. Italia, Eslovenia, Croacia y República Checa, por ejemplo, cuentan con uniones civiles muy similares al matrimonio gay.

Varios países de Europa oriental reconocen los matrimonios o uniones civiles llevados a cabo en otros países, pero no los han legalizado dentro de sus territorios.

Este cambio legislativo permitirá que estas parejas puedan adoptar hijos o tener acceso a las técnicas de reproducción asistida en el caso de las mujeres, por ejemplo.

Cabe destacar que en los distintos cantones suizos ya existían desde finales de la década del 2000 distintos derechos y tipos de unión civil para homosexuales. Realmente, este referéndum no supondrá un gran cambio tan grande como podría pensarse a priori.

Las parejas femeninas casadas podrán ahora acceder a una donación de esperma en Suiza, donde las donaciones anónimas están prohibidas. En este sentido, el niño podrá conocer la identidad del donante al cumplir los 18 años, aunque las dos mujeres serán reconocidas como madres legales desde el nacimiento.

Votación contundente.

A pesar de que Suiza es uno de los países más conservadores de Europa occidental, el 64% de quienes votaron el pasado domingo en el referéndum sobre el matrimonio gay se pronunciaron a favor del mismo. Por contra, el 36% se posicionaron en contra de dicha iniciativa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *