Sudáfrica arde entre grandes disturbios por la detención de Jacob Zuma

Se calculan 70 muertos y más de 1.200 detenidos en Sudáfrica en los últimos días a consecuencia de los saqueos y disturbios por el encarcelamiento de Jacob Zuma.

Zuma es un polémico ex presidente de Sudáfrica de 79 años que ahora ha sido condenado por el Tribunal Supremo a 15 meses de prisión por uno de los delitos de corrupción que pesan sobre él.

La corrupción de Zuma es tan evidente que incluso su partido, el todopoderoso ANC, se ha negado a intervenir la justicia en favor de él.

La detención ha sido aprovechada por la extrema izquierda nativista y ciertos sectores de base del ANC para desatar el caos, los robos y la violencia en multitud de localidades sudafricanas.

Cabe destacar que Sudáfrica atraviesa una de las peores crisis económicas de su historia. Con un 32% de desempleo y en torno a la mitad de la población en el umbral de la pobreza, mantener el orden social se torna muy complicado.

Efectivos militares patrullan ahora mismo el área de Soweto, Johannesburgo. La idea es intentar contener unos asaltos que han pillado por sorpresa al Gobierno sudafricano.

Los manifestantes y los saqueadores han incendiado centros comerciales y se han enfrentado a la policía, que ha respondido con balas de goma. Se ha recurrido a los militares para que respalden la labor policial.

El ministro de policía de Sudáfrica, Bheki Cele, ha comparecido ante la prensa:

No podemos permitir que nadie se burle de nuestro Estado democrático y hemos dado instrucciones a las fuerzas del orden para que redoblen sus esfuerzos para detener la violencia y aumenten el despliegue en el terreno.

Jacob Zuma, detonante de las protestas.

Aunque la crisis económica, especialmente esta última asociada a la pandemia, tiene mucho que ver en los disturbios y saqueos, ha sido la detención del ex mandatorio Jacob Zuma el hecho que ha desencadenado las protestas.

Jacob Zuma fue líder del Congreso Nacional Africano, el partido del ya fallecido Nelson Mandela, padre del actual «estado arcoiris» sudafricano.

Zuma era uno de los hombres de confianza de Mandela durante los últimos años del Apartheid. Fue detenido y enviado a la prisión de la isla de Robben. Aquello convirtió a Zuma en un héroe nacional, favoreciendo su permanencia en el poder durante 9 años.

El exmandatario sudafricano se enfrenta ahora a 16 cargos de fraude, corrupción y crimen organizado.

En 1999 compró aviones de combate, lanchas patrulleras y equipo militar de cinco firmas europeas por la desmesurada cifra de 30 millones de rand (6.000 millones de euros). También ha sido acusado de participar en un caso de soborno de hace más de 20 años.

Bajo mandato de Zuma el nepotismo y la corrupción estuvieron a la orden del día. El presidente, sin embargo, lograba siempre eludir la justicia.

Además de su mala gestión del país y de la corrupción sistémica, durante su mandato los blancos llegaron a estar más discriminados y perseguidos que nunca (sobre todo entre los estratos bajos). Aquello aceleró las migraciones y, por ende, la decadencia económica y social del estado sudafricano.

Desde hace una semana, los manifestantes y saqueadores han incendiado centros comerciales y se han enfrentado con la policial. Estos últimos días se ha tenido que llamar al ejército para poder hacer frente a los manifestantes violentos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *