Columna de La Reconquista | Su Alteza Doña Leonor, siete años como princesa de Asturias

La importancia de llamarse Leonor en la historia de España

Hagamos un repaso por las profundas raíces históricas del nombre de nuestra futura Reina.

El nombre de Leonor aparece en el primer capítulo de «El Doncel de Don Enrique el Doliente», de Mariano José de Larra, que en noviembre de 2003 Letizia Ortiz regaló a Felipe de Borbón cuando decidieron unir sus vidas.

Leonor era esposa de Juan I, el rey que instituyó el Principado de Asturias y también el padre de Enrique III «El Doliente». En aquel lejano 1388, durante el reinado de Juan I, se decidió también que el título de Príncipe de Asturias sería otorgado al heredero de la Corona. Enrique III fue el primero en ostentarlo.

La princesa Doña Leonor es la 23 Princesa de Asturias, y su nombre también tiene vínculos con este título, según relata Covadonga Bertrand Baschwitz (Doctora en Geografía e Historia por la UNED) en su obra: «Princesas de Asturias. De Catalina de Lancaster a Letizia Ortiz».

Cabe señalar que en nuestra historia sólo tres princesas de Asturias consiguieron sentarse en el trono: Isabel I de Castilla (la Católica), Juana I de Castilla, Aragón y Navarra e Isabel II de España. Leonor será la cuarta.

La doctora Bertrand refiere que, en el siglo XV, Leonor, una niña de un año, hermanastra de Isabel la Católica, fue proclamada Princesa de Asturias, tras la muerte de su hermana Catalina, con sólo dos años. Pero solamente mantuvo el título un año, lo que tardó en nacer su hermano Enrique IV, también hermanastro de Isabel la Católica y padre de Juana, «La Beltraneja», asegura Beltrand.

Aragón, Castilla y Navarra

Leonor es también un apelativo vinculado a la realeza española y europea en la Edad Media. Reinas de Aragón, de Castilla y del Reino de Navarra fueron bautizadas como Leonor. También llevaron este nombre tres princesas españolas que llegaron a reinas en Portugal e Inglaterra y una emperatriz alemana. Además, una Infanta de Castilla del mismo nombre murió apenas cumplidos dos años.

La primera princesa de este nombre vinculada a la Corona de Castilla fue Leonor de Plantagenet, que a principios del siglo XII vino a España desde Inglaterrra, con sólo 9 años, para casarse con Alfonso VIII, de 15 años, y tiempo después fundó el Monasterio de Las Huelgas, en Burgos. Era hija de Enrique II de Inglaterra y hermana de Ricardo Corazón de León. Su madre, Leonor de Aquitania -nacida en la localidad francesa de Burdeos- fue una de las primeras reinas en contar con un ejército propio para ir a las Cruzadas. Accedió al trono de Francia al casarse con quien sería Luis VI, del que se separó para contraer matrimonio con Enrique II, tras lo cual se convirtió en reina de Inglaterra.

Inglaterra y Francia

Leonor de Guzmán, noble sevillana tataranieta de Alfonso IX de León y amante de Alfonso XI, nunca llegó a ser reina, pero sí madre de reyes.

En el Monasterio de Las Huelgas se casó Leonor de Castilla con el príncipe Eduardo de Inglaterra. Hija de Fernando III el Santo, reinó en Inglaterra, gracias a un acuerdo de paz con Castilla, que le permitió casarse con Eduardo I, con quien tuvo quince hijos. Su cuerpo descansa en la capilla de San Eduardo de la abadía de Westminster en Londres, Sus Majestades los Reyes visitaron su sepulcro durante su visita a Reino Unido en 2017.

Leonor de Austria fue reina de Portugal y de Francia. Nacida en Lovaina, era nieta de los Reyes Católicos y primogénita de Juana de Castilla y Felipe el Hermoso. Su belleza la hizo muy popular en la Corte de Francia y finalmente se casó con Manuel I de Portugal, al enviudar éste de sus tías Isabel y María, hijas de Isabel la Católica. Muerto el rey, su hermano el emperador Carlos V decidió casarla con Francisco I de Francia, convirtiéndola así en reina.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *