Sigue el cierre incesante de locales en La Rioja

Óscar Solorzano, uno de sus propietarios, ha explicaba el pasado lunes en la Cadena SER que la crisis asociada a la pandemia ha supuesto un golpe demasiado duro para la economía del local.

«Este virus no nos ha quitado ningún familiar, pero se nos lleva un hijo y un pedacito de corazón». Así se despedía el local el Asterisco después de nueve años en los que el establecimiento logroñés ha proporcionado desayunos, cafés, cañas y vinos.

El Asterisco se había mudado de la Avenida de Portugal a Portales solo unos meses antes de la irrupción de la pandemia. «Justo cambiamos de local con una inversión recién hecha y no teníamos espalda suficiente para lo que vino después», ha afirmado Solorzano.

Diríamos que no teníamos clientela habitual y vivíamos del turismo y de las copas que se tomaban antes del ocio nocturno del centro (…) al desaparecer esto, todo lo de alrededor, no hemos podido soportarlo más (…) la bofetada económica ha sido excesivamente grande; económicamente y psicológicamente no podíamos aguantar más.

Si la gente no tiene la posibilidad de poder salir a bares o discotecas hasta las 4 o 5 de la mañana, ¿para qué va a bajar al centro? Ahí vive muy poca gente. La gente se queda en el barrio, debajo de su casa

Solorzano apunta también que la crisis se ha hecho extensiva al resto de establecimientos de calle Portales. Explica que el local que no ha cerrado, ha traspasado. «De los que estábamos cuando empezó la pandemia a los que estamos ahora, me parece que quedan dos en mi zona» expresaba tristemente el empresario.

El pasado sábado, fue el último para el Asterisco. La despedida fue «muy emotiva», ya que, según Solorzano:

Hemos tenido muchas personas que han sido importantes en los últimos nueve años. Te dicen cosas bonitas, hemos disfrutado mucho durante los últimos nueve años y hemos aprendido mucho sobre catas de destilados, cerveza, café, coctelería… Con eso nos quedamos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.