Significó el final de un régimen

Hoy, 9 de noviembre de 2020 se cumplen 31 años de la caída de uno de los mayores símbolos de opresión dictatorial comunista, el muro de Berlín.

Entre 1949 y 1961, unos 2,7 millones de alemanes del este huyeron a la Alemania occidental, la mayoría a través de Berlín Oeste. Alrededor de la mitad de esa corriente migratoria estaba compuesta por gente joven de menos de 25 años y esto suponía un gran problema para la dirección de la SED (el Partido Socialista Unificado de Alemania). Alrededor de medio millón de personas pasaba cada día la frontera en ambas direcciones y de esta manera, podían comparar las condiciones de vida de ambos lados. Solamente en el año 1960, alrededor de 200.000 personas se mudaron de forma definitiva al Oeste. La RDA se encontraba al borde del colapso social y económico.

Casi todos eran obreros cualificados, profesionales e intelectuales, y su marcha infligía gran daño a la economía de la RDA, sometida además a un auténtico expolio por parte de la URSS. La sangría demográfica era también mala propaganda para la causa comunista. Por todo ello, a instancias de la URSS, se ordenó su construcción.

Se inició la construcción el 13 de agosto de 1961 y terminó con una altura de 3,6 metros y un perímetro de 155 kilómetros. La odiada barrera –que empezó como una alambrada y acabó convertida en una fortificación desde la que había orden de disparar a los fugitivos– estuvo en pie 28 años, 2 meses y 27 días.

Se construyó para que ningún berlinés pudiese escapar de la RDA (República Democrática Alemana, gobernada por Moscú) a la RFA (República Federal Alemana).

Esto llevó claramente a la violación del pacto de libre tránsito que los aliados habían firmado después de la WWII. Lo que supuso “el incidente del Checkpoint Charlie”.

Incidente del Checkpoint Charlie

Desde Washington se estableció un protocolo de actuación por el cuál si a un representante oficial se le impedía la libre circulación en el lado oriental, se autorizaba el empleo de tanques para derribar la barrera y los obstáculos que impidieran el paso.

El 25 de octubre a las nueve y veinticinco de la mañana un vehículo oficial norteamericano fue interceptado por la policía de Berlín Oriental al cruzar las barreras de Checkpoint Charlie. Ante la negativa de las fuerzas policiales de la RDA de permitir la circulación del vehículo, el oficial de guardia norteamericano ordenó poner en marcha el operativo especial y los tanques se posicionaron a menos de cincuenta metros del paso de control. A lo que el oficial soviético respondió “nosotros también tenemos tanques”. El vehículo oficial regresó a Berlín occidental.

Tras dos días consecutivos de incidentes de igual calibre los tanques rusos avanzaron hasta el puesto fronterizo. El 27 de octubre la situación se tornó insostenible, diez tanques norteamericanos se encontraban frente por frente a diez T-54 rusos con los cañones apuntando unos a otros. La actuación de la inteligencia militar rusa y la interacción directa de Kennedy y Kruschev permitió la retirada de los tanques sin percance alguno. Sin embargo, el enfrentamiento de los tanques en el Checkpoint Charlie tuvo resonancia internacional y fue uno de los más graves de la Guerra Fría. No se trató de un incidente local, el conflicto se desarrolló en tres escenarios: Berlín, Washington y Moscú. Fuerzas aéreas y submarinos nucleares permanecieron en alerta roja en los cuatro continentes por más de dos meses y medio.

Coste de vidas del muro de Berlín

Entre 1961 y 1988, más de 100.000 ciudadanos de la RDA intentaron huir a través de la frontera. Más de 600 personas fueron abatidas a tiros por soldados fronterizos de la RDA o murieron de otra forma al intentar huir.

No conocemos el número exacto de personas que fallecieron al intentar traspasar la frontera específicamente a través del muro, ya que el lado oriental estaba fuertemente vigilado, y no se dudaba en disparar a aquellos que intentaban cruzar al lado occidental sin permiso. Se calcula que alrededor de 5.000 personas intentaron cruzarlo. Alrededor de 3.000 personas fueron detenidas mientras trataban de cruzar ilegalmente hacia la RFA. En cuanto al número de fallecidos, la Fiscalía de Berlín considera que el saldo fue de más de 200 personas, incluyendo 33 que fallecieron como consecuencia de la detonación de minas.

En el año 1989 había 186 torres de vigilancia cubriendo el muro.
 
El cantante español Nino Bravo le dedicó una canción, “libre, que es una de las canciones más conocidas y exitosas de la historia de la música española. Escrita en 1972 era un homenaje a Peter Fecher, primera víctima mortal del muro. En 1962 fue disparado por los vigías del muro cuando intentaba saltarlo para huir a la parte de berlín occidental.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *