Siempre nos quedará el “procés” | Parte I

Se acaba de confirmar gobierno en Cataluña, si tuviera que resumir o simplificar, diría que vamos a tener más de lo mismo. Es decir, a un gobierno compuesto por independentistas fugados de la justicia, secesionistas condenados por sedición, que ya han vuelto de nuevo a las andadas, los comunistas independentistas de ERC, con experiencia previa, estos siempre fueron golpistas, ya el 6 de octubre de 1934 lo intentaron, proclamando el estado catalán dentro de una hipotética “Republica Federal Española”.

Siempre se ha dicho que cuando se comete un grave delito de rebelión y no se castiga, sino que encima se atenúa a una triste sedición, los autores de esos delitos salen reforzados, fortalecidos enaltecidos y dispuestos en asestar el golpe definitivo a la unidad de España. Por lo tanto, ellos a lo suyo, a intentar destruir España. Es su obsesión, su delirio, un «déjà vu» de la historia.

Si, la soñada “republiqueta” catalana, se compondrá por catalanes “buenos”.

Son aquellos que se someten a las veleidades de las elites independentistas. No preguntan, no saben ni quieren saber. Están fuertemente adoctrinados y envenenados en la “fe” independentista. Años inoculándoles ese veneno de la independencia. Se han tragado toda la tergiversación identitaria, falsaria e inventada de una nueva república maravillosa. Y por mucho que algún valiente Mozo de Escuadra, les diga que: “la republica no existe, idiota” ellos siguen erre que erre.

Por otra parte, están los catalanes “malos”. Son aquellos que se consideran españoles y que, por lo tanto, siguen creyendo en la unidad de España, en la Constitución, la democracia y la libertad.

Estos son repudiados, violentados y excluidos. Hasta el punto que se les margina, se les aparta, se les señala y se les intenta amedrentar, incluso, se utiliza la violencia contra ellos para que claudiquen en sus postulados, en sus ideas y en su creencia en la unidad de España como forma incuestionable de vivir sus vidas.

Alegoría de un sueño de verano: la Cataluña perfecta

“La nueva Cataluña”, según la visionaria propaganda de las organizaciones separatistas y la de las elites que impulsan la separación de Cataluña de España, aunque pueda parecer una hipérbole, es la de un paraíso en la tierra, un edén de tolerancia, el cielo en la tierra, donde no se pagarán impuestos, todos vivirán como Mohamed VI, rodeados de oropeles, lujos, fantasías animadas de ayer y hoy, donde el multiculturalismo se abrirá ante vuestros ojos, todos rodeados de vírgenes que les satisfarán sus más lujuriosos deseos, no habrá violaciones, ni prostitución de menores tuteladas, no habrá terrorismo en las Ramblas, ni okupaciones de viviendas, ni narco pisos.

Habrá una Ada Colau en cada esquina, que te acogerá como si de una ninfa se tratará. No envejecerán, los catalanes “buenos”, es decir, los que sigan la doctrina del separatismo, serán siempre jóvenes, guapos y maravillosos. No habrá, ni tan siquiera, manteros y lateros.

El catalán fluirá sin obstáculos ni impedimentos, sin estorbos, como el español. ¡Ni la lengua de Cervantes ni nada! Además, vete tú a saber si Cervantes no era catalán, que pudiera ser, ya puestos a catalanizar, ¿Por qué no? Ya lo hicieron con Cristóbal Colon, o Pizarro, Erasmo de Rotterdam, Santa Teresa de Jesús, Ignacio de Loyola…Todos catalanizados por obra y gracia de la asamblea nacional catalana (ANC).

Catalanes para siempre, como diría la famosa canción, aunque el original era “amigos para siempre”, lejos, muy lejos de los “malditos” españoles que no los ha traído más que gloria, historia, cultura, conocimiento, prosperidad, libertad. — Perdón, perdón, he tenido un “lapsus lingue”.

Quería decir, que los españoles solo los han traído miseria, ruina, hambre, además, les han robado, con aquello de “España nos roba” ¡Por favor!, «que hablan la lengua de las bestias» son odiosos, repulsivos…

Ya, ya he acabado el sueño onírico.

Obviamente, entiéndase la ironía. Así es como lo pintan los golpistas, aun pecando de ser exagerado, que, de nuevo van a volver a intentar separarse de España. Ellos dicen que conseguirán un referéndum pactado.

¿Por qué quieren un referéndum?

Porque si consiguen del gobierno español un simulacro de referéndum, así Sanchez podrá pagar sus apoyos por la formación de su gobierno, ahora como recompensa les van a facilitar ese referéndum, aunque sea el de “la señorita pepis”. Así Sánchez justificará de cara a los ciudadanos que los independentistas tienen derecho a elegir. Referéndum qué habrán ganado de antemano, porque votarán sólo los que apoyan a los independentistas. Los defensores de la unidad de España no se rebajarán ante un referéndum que va a consultar la separación de España, pues sería un delito de una gravedad de consecuencias inimaginables.

Pero una cosa son los sueños oníricos sobre una hipotética república de cuento de hadas que se inventan los sátrapas independentistas, otra muy diferente es la realidad, los números no mienten.

Cataluña en ruinas

Al cierre de 2020, Cataluña contaba con una deuda pública de 80.015 millones de euros, equivalente al 35,9% de su PIB. Cataluña es una ruina, es un pozo de corrupción donde los artífices del cuento independentista están robando a manos llenas. Se reparten el botín presupuestario como si se fuera acabar el mundo (el famoso 3%, las ITV o los múltiples chanchullos de los Puyol y de sus hijos. Más de 3.000 millones de euros robados durante más de 30 años).

Es tal la corrupción que, desde Puyol, el capo de todos los capos, el que manifestó que jamás había pagado un duro a la hacienda española. Naturalmente ni a la española ni a ninguna. Luego llegó Arturo Más, condenado por corrupción, Puigdemont, huido de la justicia, Quim Torra, inhabilitado, Laura Borras, la presidenta del parlamento, en estos momentos, es investigada por el TS por estar acusada de prevaricación continuada, malversación de caudales públicos, fraude administrativo y falsedad en documento mercantil.

Procesados, investigados, condenados…

La Generalidad de Cataluña es un nido de corrupción donde es difícil encontrar a algún cargo público sin haber estado procesado, encarcelado, o pendiente de ser procesado, o investigado. Pero, aun así, ellos chantajean al estado, donde no rige la Constitución y manosean las leyes a su antojo, a su voluntad, mientras el gobierno de España sigue soltándoles ingentes cantidades de dinero para que Cataluña no quiebre. O presuntamente, encubriendo o tapando sus graves delitos, o atenuando los delitos de rebelión, como en el primer “procés”, gracias al tribunal, compuesto por Marchena y los llamados “unánimes” pues se pusieron de acuerdo todos (sin un solo voto discrepante), vergonzosamente, para rebajar la pena de rebelión por la de sedición.

Incluso haciendo caso omiso a los fiscales valientes de sala que pedían rebelión, por supuesto, así como los anteriores jueces que conocieron del tema, todos sin excepción pedían rebelión y el cumplimiento íntegro de las penas y la inhabilitación, negándose dicha sala.

Cataluña, una región sin ley

Pero no sólo está la cuestión económica, por ejemplo, Barcelona cada vez se parece más a un arrabal maloliente y sucio, donde abundan los narco-pisos, las viviendas ocupadas. Recordemos que Ada Colau favorece a los okupas, a los manteros, la venta ambulante tiene protección con esta alcaldesa. Los barrios cada vez están más deteriorados. Los delitos violentos son cada vez más habituales. Las mafias tienen a Cataluña como una de las regiones por excelencia para la comisión de numerosos delitos de narcotráfico, falsificaciones, venta ambulante, reyertas, peleas cada vez más violentas, atracos en la vía pública, asesinatos, incluso, para el terrorismo yihadista.

El suceso de Alcanar y los atentados de las Ramblas

Lo vimos en el atentado de las Ramblas. De hecho, aún seguimos sin saber qué pasó en la casa que explosionó cerca de Barcelona un día antes del atentado de la Ramblas, donde los Mozos de Escuadra encontraron numerosas bombonas de gas.

El 16 de agosto de 2017, hubo una enorme explosión en Alcanar, Tarragona, que sacudió y derrumbó un edificio donde Vivian terroristas de una célula yihadista. Murieron Abdelbaki Es Satty, un imán de 44 años, y Youssef Aalla, de 22, ambos de origen marroquí. Cuando se examinó los escombros, se comprobó que había restos de un cargamento para fabricar más de 200 kilos de explosivos. Había bombonas de butano (más de un centenar) y todos los ingredientes para fabricar TATP o triperóxido de acetona, un explosivo cristalino conocido como «la madre de Satán».

El 17 de agosto, un día después de Alcanar, los yihadistas cometían un brutal atentado en las Ramblas, Barcelona, mediante atropello brutal. Un individuo que conducía una furgoneta blanca que recorrió 530 en la zona central de las Ramblas atropelló a todo aquel que se encontraba en la trayectoria de dicha furgoneta. Se produjeron 15 muertos, entre ellos dos niños de tres y siete años y 131 heridos. Aún quedan muchos interrogantes sin resolver.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *