Se dispara el número de empleados públicos en España

España no ha sido nunca un país con excesivo número de funcionarios en términos porcentuales, no al menos si la comparamos con otros países europeos.

Tema de discusión distinto es el de si todos los que hay sean realmente necesarios en sus puestos. Son muchos los ciudadanos que piensan que faltan funcionarios esenciales como policías, profesores, jueces o sanitarios, mientras que sobran empleados públicos, en muchos casos «enchufados» en ayuntamientos u organismos estatales o autonómicos.

En cualquier caso, con la pandemia y el aumento vertiginoso del desempleo, son varias las autonomías en las que se ha disparado la contratación pública.

El sector público se acrecienta, el privado se desmorona.

La crisis asociada a la pandemia y las restricciones destinadas a combatirla, han hecho polvo varios sectores de la economía.

En los últimos meses han cerrado infinidad de locales y pymes de todo tipo, sobre todo dentro del sector hostelero, especialmente importante en nuestro país.

Las medidas de los gobiernos autonómicos para paliar la crisis y evitar el cierre de negocios han sido manifiestamente deficientes, la gestión ha sido, en general, muy mala.

Los datos son muy llamativos. El 21,1% de los trabajadores tiene empleo en una Administración Pública y hay comunidades autónomas que superan ya el 30%. 

Las comunidades socialistas, las que más empleados públicos están contratando.

Asturias y Extremadura son las comunidades con más empleados públicos. En la segunda hasta un 31% de las nóminas están ligadas al empleo público, una cifra difícil de asumir. En Asturias es el 29% y en Castilla y León o Canarias el 26.

Mientras que las comunidades han perdido a 600.000 cotizantes de la empresa privada, las administraciones públicas han aumentado las plantillas en 150.000 personas. Todo esto sin tener en cuenta a unos 420.000 trabajadores todavía en ERTE, que pueden salir expulsados del mercado.

Resulta llamativo que, mientras que la recaudación del sector privado se reduce, aumentan todo tipo de impuestos y de nóminas públicas.

En España, el número de empleados públicos crece a un ritmo anual del 4,6%, al tiempo que en el sector privado se destruye el 4,5% de puestos de trabajo cada año. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *