Sangría blanquirroja

La Unión Deportiva Logroñés ha caído por la mínima ante el Málaga en Las Gaunas. Los de Sergio Rodríguez acumulan ya nueve partidos sin ganar y se sitúan a dos puntos sobre el descenso.

El Logroñés recibía hoy a un Málaga al que últimamente le estaban saliendo bien las cosas. El equipo riojano necesitaba ganar hoy en casa para poder ganar tiempo y espantar fantasmas. Sin embargo, hoy tampoco fue su día y las dudas no hacen más que aumentar, dejando en una posición muy delicada al técnico blanquirrojo.

La primera parte arrancó con un muy buen Logroñés en todas las facetas del campo, especialmente de mitad para arriba, donde logró apoderarse del balón y hacer pasar apuros a un Málaga que no terminaba de encontrarse. De hecho, la primera ocasión clara del partido la protagonizó el Logroñés con un grandísimo disparo de Paulino que cerca estuvo de encontrar puerta pero que logró repeler Soriano. No se quedó de brazos cruzados el conjunto andaluz, que respondió inmediatamente con un gran centro de Yanis al que pudo llegar Clemente in extremis y despejarlo con una excelente intervención. Sin lograr concretar a puerta, el Logroñés continuó amenazando la portería rival en busca del gol, pero el golpe en la mesa lo dio el Málaga justo antes del descanso tras un gol de cabeza de Yanis, que tuvo que ser revisado por el VAR por posible fuera de juego. Jarro de agua fría para los riojanos que volvían a encajar gol justo antes de que el colegiado señalara el camino a vestuarios.

La segunda mitad supuso para el Logroñés todo un mundo. Con el mazazo todavía en el cuerpo, los de Sergio Rodríguez no fueron capaces de reaccionar y cedieron todo el protagonismo al Málaga, que incluso pudo anotar el segundo gol pero que el VAR se encargó de anular por fuera de juego. Sierra, Vitoria, Siddiki y Leo fueron los cuatro cambios elegidos para intentar rescatar a los riojanos, pero ni eso pudo generar reacción alguna.

Así, el Logroñés certifica hoy su novena derrota consecutiva, se queda a dos puntos del descenso y se sumerge en un océano de dudas donde no parece avistarse tierra por el momento. Sergio Rodríguez, en rueda de prensa, ha expresado que “si yo soy el problema, habrá que cambiar”. El técnico riojano podría estar viviendo sus últimas horas al frente del banquillo blanquirrojo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *