Sánchez relata en 2 minutos los increíblemente fructuosos 30 segundos con Biden


Pedro Sánchez ha asegurado durante 2 minutos ante la prensa que durante su persecución de apenas 30 segundos con el presidente de EEUU, Joe Biden, fue capaz de tratar con él toda clase de asuntos de extrema importancia. A saber, la situación en América Latina, los lazos militares entre ambos países y la agenda progresista.

«No tengo un cronómetro de cuánto me he reunido o no con el presidente de EEUU».

«Mire si me ha dado de sí la conversación que hemos estado hablando de reforzar los lazos militares, de la situación en Latinoamérica y le he felicitado también por la agenda progresista que ha puesto en marcha».

La explicación de Sánchez ante las cámaras ha durado 1 minuto y medio más que la ‘conversación’ con Biden

Más concretamente, según el presidente, ha hablado de actualizar el acuerdo bilateral de Defensa con EEUU-«que data de 1988 creo recordar»– , de su «preocupación sobre la situación migratoria y económica» en América Latina y de la «agenda de progreso» de Biden:

«Le he felicitado por la agenda progresista que ha puesto en marcha, sobre todo por la vuelta a los grandes consensos multilaterales especialmente del cambio climático y el acuerdo de París».

«Más allá de lo que haya podido conversar con el presidente Biden, lo que sí es evidente es que era una primera toma de contacto. Como líder progresista nos ha inspirado a muchos cuando ganó las elecciones y los primeros pasos que ha tomado corroboran esa inspiración progresista a otros gobiernos progresistas como el de España».

Este lunes Sánchez ha protagonizado una bochornosa persecución a Joe Biden por los pasillos antes de su entrada a la sala donde se ha celebrado la reunión de la OTAN de apenas medio minuto, que fue vendida por el Gobierno como una reunión de alto nivel conseguida gracias a las artes diplomáticas de Sánchez.

«Ambos querían saludarse, conocerse personalmente y establecer un primer contacto. Así lo habían pactado sus respectivos equipos».

«Entre otras cosas, se había acordado que su saludo fuera captado por las cámaras como prueba de la excelente relación que existe entre ambos países».

Y es que el desprecio del presidente de EEUU ha sido tal, que ni siquiera ha recibido una llamada desde que éste entrara en la Casa Blanca el 20 de enero, algo que sí ha hecho con otros líderes

El Gobierno ha intentado quitar hierro al asunto, utilizando excusas como que Biden estaba «volcado en su agenda doméstica» y señalando que el contacto con otros presidentes se limitaba a lo «imprescindible».

Cabe recordar que no es la primera vez que sale escaldado buscando la foto y una conversación. En julio de 2018, también en la cumbre de la OTAN, Sánchez fue humillado por el entonces presidente de EEUU Donald Trump que le ignoró completamente.

Tan solo un año después, en la cumbre del G-20 en Tokio, Trump ordenó a Sánchez que se sentase, otra humillación más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *