Sánchez eligió La Rioja para esconder a Ghali por ser una región «discreta» gobernada por el PSOE de Concha Andreu, el más prosaharaui

El Gobierno socialista de Pedro Sánchez, en contacto con la autoproclamada República Árabe Saharaui Democrática y con la Presidencia de Argelia, autorizó la entrada de Brahim Ghali, líder del Frente Polisario, en España con pasaporte diplomático argelino, manteniéndole a salvo de la justicia española para finalmente ingresarlo en la UCI del Hospital San Pedro de Logroño con una identidad falsa e infectado grave de coronavirus.

Pero… ¿por qué La Rioja?

Según el diario ECSaharaui, el aparato propagandístico del Frente Polisario, hay dos razones.

La primera, es que se trata de una región «discreta«, lo que complica el trabajo del servicio de inteligencia marroquí.

La segunda, que está gobernada por el PSOE más prosaharui, lo que daba confianza al propio Ghali y a la cúpula de la autoproclamada República Árabe Saharaui Democrática

«La Rioja es, además, una comunidad autónoma amiga de los saharauis. La Sra. Andreu ha demostrado públicamente en el pasado su apoyo a los saharauis al recibir, por ejemplo, a principios de 2020, al delegado del Frente Polisario en esta región, Abdelahi Hamad Ahmed«.

En esa reunión de 35 minutos de duración, celebrada en el Palacio de Gobierno, Andreu escuchó del delegado del Frente Polisario «los conflictos a los que tienen que hacer frente» y mostró «el apoyo por parte del Ejecutivo a través de las diferentes consejerías y la colaboración en los diferentes proyectos que desarrollen».

Todo esto, según la nota de prensa oficial

Además de que el principal aliado en España del Frente Polisario es Podemos, que tienen representación en el Gobierno de La Rioja. El ex líder del partido, Pablo Iglesias, reclamó públicamente su apoyo también reclamando que se celebrara un «referéndum libre, limpio e imparcial para la libre determinación del pueblo del Sáhara Occidental»

«Logroño, ciudad de 150.000 habitantes, era por tanto el lugar ideal», teniendo en cuenta la «vasta red de espías y topos de la DGED».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *