¿Sabe Vladimir Putin que Occidente va de farol en la guerra de Rusia en Ucrania?

Después de varias semanas escuchando todo tipo de estrategias y análisis de todo pelaje, he dado con un ejercicio que la OTAN realizó llamado “Puesto de Mando número 5” en mayo del año 1955.

El resultado de dicho ejercicio fue la aplastante superioridad atómica americana y la necesidad de un pronto uso de las armas atómicas por parte de estos últimos, ya que además, los americanos tienen experiencia en ello, no hay más que recordar Hiroshima y Nagasaki.

Respecto a Europa que nadie pregunte el resultado del análisis, puesto que es bastante evidente; “devastada”

De este ejercicio y los subsiguientes estudios surgieron dos líneas de pensamiento, aquellos que pensaban que un holocausto nuclear era posible, y quienes llegaron a la conclusión de que las armas atómicas sólo existían para la disuasión mutua, pero no para ser usadas.

La estrategia americana, es decir la de la OTAN, fue mantener viva la tensión entre una y otra forma de entender ambos sistemas, recordemos el famoso reloj del fin del mundo.

Independientemente de esto siempre se ha caído en el mismo error: pensar que los rusos pensaban de la misma forma que nosotros, a diferencia de los OTANistas, los estrategas soviéticos nunca rechazaron el uso de la fuerza atómica real.

Moscú siempre integró en todos los niveles de la guerra el posible uso de armas nucleares, desde las tácticas a las intercontinentales, y éste es un hecho que los hace mucho más firmes en sus posturas, su pensamiento de defensa estratégica incluye por supuesto el uso de este armamento en todas sus variables.

Cuando desapareció la URSS en 1991 y se superó la Guerra Fría, comenzó la decadencia de Rusia con unas consecuencias muy graves en todos los órdenes de la vida rusa.

Vladimir Putin lanza la amenaza de su arsenal nuclear mientras la OTAN y la UE apuestan por seguir escalando el enfrentamiento con Rusia, quiere que sepan que él no juega, él vivió ese colapso y está dispuesto a jugar una partida que sabe que desde occidente no podemos asumir, vivimos demasiado bien como para jugárnosla hasta ese punto, además los estrategas occidentales dan credibilidad a la posibilidad de uso de armas atómicas por parte del ejército ruso, tanto tácticas para vencer en Ucrania, como estratégicas.

Y es esta reacción de occidente, que ha sido analizada con lupa en el mundo, la que debe de preocuparnos a las sociedades occidentales, potencias como Irán, India o Pakistán, van a sacar una lección que no dejarán de aprovechar: 

Quien posea armas atómicas y esté dispuesto a utilizarlas cuenta con una ventaja estratégica indudable y digo ¡estar dispuesto a utilizarlas!

Es más, en la lógica atómica, el típico balance de fuerzas que realizan los analistas militares es irrelevante, está claro que lo que importa es el balance de debilidades, de amenazas y de realidades, sobre todo, de quién tiene más miedo al uso nuclear y sus horribles consecuencias.

Esta es la partida final, se está jugando el equilibrio del mundo por décadas y, o estás dispuesto a jugar o te quedas fuera, pero ¿sabe Putin que Occidente va de farol ?, si es así, que Dios nos coja confesados.

GAME OVER

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.