Robles amagó con abandonar el Gobierno si su persona de máxima confianza no era nombrada presidenta y vende al CNI

Margarita Robles, ministra de Defensa, se ha enfrentado con el ministro de Presidencia, Félix Bolaños, en la puja por elegir sustituto para la destituida directora del CNI, Paz Esteban.

Robles, que no ha evitado en ningún momento el cese de Esteban exigido por los separatistas, sí ha peleado por su propia candidata.

De hecho, ha amagado con abandonar el Gobierno, si su secretaria de Estado de Defensa , Esperanza Casteleiro, no se convertía en la nueva directora del CNI

El encendido apoyo mostrado ante las cámaras se ha disipado inmediatamente en la mesa de negociación y la batalla de Robles se ha ceñido a conseguir que su preferida se quedara con el puesto de Esteban, a la que elogió y defendió la semana pasada como «una funcionaria ejemplar» que «ha actuado siempre bajo la legalidad» e incluso asegurando a una periodista:

«Usted habla de destitución, yo le diría una sustitución».

Y declarando que:

«No voy a aceptar ni como ciudadana demócrata ni como jurista ni como ministra que con frivolidad se hagan imputaciones al CNI que no puede defenderse».

Aún se desconoce si la destitución de Esteba se ha efectuado a petición de Robles 

Cabe recordar que el candidato favorito para sustituir Esteban era el general de Brigada de Artillería y director del Departamento de Seguridad Nacional -órgano que asesora al presidente del Gobierno-, Miguel Ángel Ballesteros, que contaba con el apoyo de Bolaños, Sánchez y el jefe de Gabinete de éste, Óscar López.

La candidata preferida por Robles también era una posibilidad. Fue secretaria general del CNI con José Luis Rodríguez Zapatero y es persona de máxima confianza de Robles.

Finalmente Robles ha conseguido que Casteleiro sea la nueva presidenta del CNI

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.