Resumen | UD Logroñés 2-0 Albacete: Un equipo “seisacional”

El Logroñés se carga al Albacete y se coloca séptimo en la clasificación empatando a puntos con el Rayo Vallecano y con un partido menos.

Lo han vuelto a hacer y, esta vez, incluso sin sufrir. El Logroñés salió a Las Gaunas consciente de que, si ganaba, daba un golpe sobre la mesa marcando distancias respecto del descenso. Y así fue. El equipo blanquirrojo comenzó el encuentro imponiendo su compás al partido y anulando a un Albacete que se vio superado durante los primeros minutos. Así, sin haber llegado al minuto diez, Andy marcaba el primero desde los once metros tras un penalti cometido por Liberto sobre Iago López que, por cierto, ha firmado un grandísimo partido. A partir de este gol, el partido empezaría a equilibrarse. El Logroñés decidió activar las defensas y ceder el balón al Albacete. Sin embargo, el conjunto manchego apenas logró inquietar al muro blanquirrojo, que se mostró impenetrable (una vez más). De hecho, el único susto que recibió el Logroñés durante toda la primera mitad fue un error de Santamaría a la hora de atrapar un balón, que acabó estrellándose en la madera tras un cabeceo desesperado del Albacete. Tiempo cumplido y jugadores a vestuarios, pero lo más importante: tranquilidad en Las Gaunas.

La segunda parte comenzaría con la misma tónica con la que había finalizado la primera. El Albacete, con el control del balón, apenas conseguiría atacar con claridad la portería de Santamaría pese a las varias llegadas que conseguía fabricar. Sin embargo, el Logroñés olía sangre y no dudó en salir siempre que pudo ya que, con el paso de los minutos, el partido se tornó en ocasiones para ambos conjuntos. Así, el equipo riojano encontró petróleo en un Bogusz que no dejó de marcar diferencias durante todo el encuentro.

De hecho, el polaco fue uno de los artífices en el segundo gol de los de Sergio Rodríguez. Jaime Sierra, asistido por Unai Medina tras un pase filtrado exquisito de Bogusz, lograba marcar el segundo tanto del partido que les acabaría dando la victoria. Por cierto, mención de honor para Iñaki, que fue un dolor de muelas para el equipo visitante y que protagonizó una de las jugadas del partido tras un caño y una gran galopada que cerca estuvo de terminar en gol. El resto del partido, lo intentaría a la desesperada el Albacete que no lograría encontrar fortuna en ninguna de sus ocasiones.

Así, el colegiado señalaba el final del encuentro y se certificaba la sexta victoria consecutiva del Logroñés. La sexta seguida. Se dice pronto. De esta manera, el conjunto blanquirrojo se acuesta séptimo empatado a puntos con el Rayo Vallecano y con un partido menos instaurando el éxtasis en Las Gaunas. Por su parte, el Albacete continúa su caída libre, siendo penúltimo y tras haber encajado su tercera derrota consecutiva.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *