Resumen | RCD Mallorca 4-0 UD Logroñés: Lo que mal empieza, mal acaba

La Unión Deportiva Logroñés sale de Son Moix goleada en un partido marcado por la polémica, las rotaciones y las lesiones.

Se avecinaba una tarde emocionante de fútbol en Mallorca. Ambos equipos llegaban en racha y con una solidez que les permitía soñar con llevarse los tres puntos. Sin embargo, había que ser realistas. Poco antes de que se iniciara el partido, el once anunciado por el Logroñés dejaba ver que había que dar un respiro a muchos de los pesos pesados del vestuario ante la gran carga de partidos que están afrontando estos días. El conjunto blanquirrojo salió al campo con un once plagado de rotaciones donde las mayores novedades las protagonizaron Álvaro Arnedo y Andoni López, aunque poco veríamos a este último. Sin haberse cumplido los tres minutos de partido, la polémica estallaba en Son Moix. Un penalti provocado por una mano de Andoni bajo palos (que es expulsado de manera inmediata), y precedido por una cesión cometida en el área blanquirroja, era detenido por Santamaría. Sin embargo, el colegiado obligaría a repetir el penalti por un dudoso adelantamiento del guardameta del equipo riojano. El balón, pese a detenerlo nuevamente Santamaría, acabaría estrellándose en el fondo de la red tras un rechace interceptado por Salva Sevilla. Malos augurios los que presenciaba el Logroñés durante los primeros compases del primer tiempo. El dominio mallorquín continuaría durante el resto de los cuarenta y cinco minutos en un encuentro en el que, desde el principio, el juego del Logroñés se vio seriamente lastrado por esa temprana expulsión. Además, poco antes de llegar al descanso, Ndiaye lograría marcar el segundo para poner tierra de por medio en el marcador.

La segunda parte no sería mejor que la primera. De hecho, pronto llegaron las malas noticias. Roberto Santamaría se echaba al suelo tras ejecutar un saque de puerta. Así, entraba en su lugar el canterano Yari, que ya ha protagonizado algunos encuentros con la elástica blanquirroja. El dominio bermellón continuaba siendo bastante evidente y el Logroñés, sin ideas, empezaba a ver cambios en sus filas. Iñaki se incorporaba al terreno de juego para intentar crear algo de peligro por la banda izquierda, pero de poco serviría. Al rato, caería el tercero para el Mallorca por intermediación de Abdón Prats y, unos minutos más tarde, Luka Romero ponía la guinda marcando su primer gol como profesional. Sin embargo, si algo más podía salirle mal al equipo de Sergio Rodríguez, eso era otra nueva lesión. Roni, que había sido otro de los jugadores de refresco, abandonaba el terreno de juego a los pocos minutos.

Tarde para olvidar en Mallorca para un Logroñés que no mereció tanto castigo en un partido donde la única buena noticia fue el debut de Van La Parra.

La próxima cita, el miércoles a las 19:00 horas en Las Gaunas ante la Ponferradina.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *