Represión, hostigamiento y arrestos contra los manifestantes del 15N; la dictadura cubana ataca de nuevo

El cruento régimen cubano está haciendo pagar a los manifestantes duramente su intento de manifestarse pacíficamente por la libertad de Cuba.

La plataforma opositora Archipiélago ha informado en Facebook de que:

«Este hostigamiento es parte de las acciones de acoso policial e intimidación que las fuerzas represivas están ejerciendo sobre quienes han declarado su decisión de participar en la marcha del 15 de noviembre».

Entre la cada vez mayor lista de desaparecidos se encuentra Adrián Nápoles Capote, moderador de la plataforma, cuya familia ha sido incapaz de contactar con él.

El Consejo para la Transición Democrática en Cuba (CTDC) ha denunciado la detención de su vicepresidente, Manuel Cuesta Morúa.

También han sido arrestados la líder de las Damas de Blanco, Berta Soler, y su marido, Ángel Moya

Esto ocurre sólo un día después de que el dramaturgo y líder de Archipiélago Yunior García Aguilera, se viera obligado a suspender una caminata en solitario por La Habana tras haber sufrido a manos de partidarios del gobierno y agentes del Estado un:

«Bloqueo cruel, ilegal e inhumano».

Añadió también que:

«Un grupo de personas no puede continuar privando a otros de ejercer sus derechos. Estos ‘actos de repudio’ son una vergüenza nacional que ya no tiene cabida en nuestra sociedad» .

MÍTINES DE REPUDIO Y DESPLIEGUE DE LOS AGENTES DEL RÉGIMEN

Al mismo tiempo, la plataforma denunció presiones a las puertas de los domicilios de opositores para que no puedan acudir a las movilizaciones.

Grupos afines a la dictadura también realizaron una suerte de escraches intimidatorios frente a domicilios de activistas llamados «mítines de repudio», como le ocurrió a otro miembro del colectivo, Saily González.

Agentes de seguridad vestidos de civiles situados en parques y esquinas vigilaban las calles y la presencia policial era con mucho mayor a la habitual con el objetivo de seguir reprimiendo a los cubanos.

José Miguel Vivanco, director de Human Rights Watch para las Américas, ha afirmado que:

«El régimen ha desplegado las fuerzas de seguridad de forma masiva. Muchos periodistas y críticos están sitiados en sus casas. Algunos han sido detenidos. La intención es clara: suprimir cualquier intento de protesta».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.