Reinaugurada la nueva Plaza de España sin coches en Madrid

Todavía quedan obras pendientes, pero la plaza se abre al público con el objetivo de convertirse en un punto de encuentro peatonal, sostenible y muy atractivo para el turista.

El extremo norte de la Gran Vía, donde resaltan la Torre Madrid, el Edificio España, o el monumento a Don Quijote y su fiel Sancho, contará ahora con un túnel de casi un kilómetro y un paseo arqueológico, además de carril bici y zonas de juego para los niños.

Dos años y medio después de que tuvieran comienzo las obras, el aspecto que presenta Plaza de España es casi definitivo. Ya no habrá carreteras separándola de la Calle Ferraz y los jardines de Sabatini; ahora el espacio es un gran parque unificado, uniforme y completamente peatonal. El tráfico de vehículos circula ahora por túneles subterráneos.

Precisamente en esos túneles, se podrá disfrutar ahora de los restos arqueológicos del Palacio de Godoy y los contrafuertes de las caballerizas reales; construcciones importante en su día cuyos restos fueron inesperadamente descubiertos hace un año, cuando se avanzaba en las obras de la plaza.

Esta obra supone un nuevo punto de inflexión en la peatonalización del centro de Madrid y su adecuación a los nuevos estándares de calidad de vida en las grandes ciudades.

No faltan tampoco las críticas a la nueva configuración de Plaza España. Y es que, hay quien critica que ahora haya menos densidad de arbolado. Esto puede suponer un problema en los calurosos días de verano, sostienen algunos. Pero sobre todo, hay desconfianza respecto a los túneles subterráneos, que en un lugar tan céntrico y concurrido podrían convertirse en refugio de manteros, junkies, graffiteros o atracadores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *