Rajoy abandonó el plan de ampliación del espigón del Tarajal

El ex presidente del Gobierno quería evitar un posible enfado de Marruecos. Fernández Díaz había enviado a Rabat un plan de expansión de 40 metros del espigón y la valla. No llegó a recibir respuesta.

Evidentemente, un espigón y valla aumentados habrían dificultado más la violación de la frontera por parte de los indocumentados.

Según un informador del medio VozPopuli, la iniciativa se planteó después del asalto de febrero de 2014 en el que 15 ilegales murieron ahogados cuando intentaban traspasar la frontera a nado.

El ex ministro del interior Fernández Díaz vio oportuno ampliar espigón y valla fronteriza para dificultar más el paso de un lado a otro.

El Gobierno planificó entonces un plan serio para adecuar la infraestructura fronteriza y el ex ministro llegó a dar por sentado que a lo largo del siguiente año se llevarían a cabo las obras.

Sin embargo, el miedo al rechazo marroquí fue lo que paralizó el proyecto. Todo ello a pesar de que el Gobierno español es soberano en ese punto y no necesita permiso del país vecino y no haber recibido una respuesta por su parte.

Unas aguas que pierden profundidad.

Los distintos procesos de sedimentación han conseguido que las aguas cercanas al espigón del Tarajal pierdan profundidad y, por tanto, la infraestructura pierda efectividad y poder de disuasión.

Con marea baja, la frontera es fácilmente franqueable sin saber nadar.

El ex ministro de interior lo reconoció en su momento y ese era uno de los motivos que hacían recomendable la expansión del espigón.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *