PSOE y PNV se unen para volver a tapar casos de abuso sexual y prostitución de menores tutelados en País Vasco

PSOE y PNV acaban de unirse en País Vasco para tapar otro nuevo caso de prostitución de menores tutelados, una horrible situación que no deja de aparecer sólo para ser encubierto por políticos dispuestos a sacrificar niños de los que son responsables para no perturbar sus carreras políticas.

La oposición quiere que Beatriz Artolazabal, en esos momentos la responsable directa del control de los centros de menores tutelados donde la red de prostitución operaba y la actual consejera de Políticas Sociales, comparezca ante la justicia.

No obstante, se ha encontrado con el férreo bloque formado por PNV y PSOE; los primeros porque pretenden presentar a dicha consejera como candidata a la Alcaldía de Vitoria en las muy cercanas elecciones municipales, y los segundos porque son socios del gobierno del PNV en la comunidad autónoma vasca.

EL CASO

Todo comenzó en noviembre de 2015 cuando un anónimo llegó a los despachos de los grupos políticos de las Juntas Generales de Álava. El escrito desvelaba:

«Un deterioro progresivo de la atención a los menores y las graves consecuencias que se estaban ocasionando para sus trayectorias personales».

En esos momentos, los grupos políticos ya avisaron al -en esos momentos- gobierno regional del PNV de la gravedad tal acusación

El año siguiente, concretamente en abril de 2016, la situación se amplificó después de que la madre de un niño internado en el Centro de Menores Sansoheta en Álava denunciara ante la Policía Local sus sospechas de que su hijo estaba prostituyéndose.

Posteriormente la Policía Local contactó con el servicio de menores de la Diputación, pero la investigación no continuó, ni en la Policía ni en la Diputación Foral de Álava.

Los responsables del PNV y del PSOE del Ayuntamiento de Vitoria, responsables también del comportamiento de la policía, niegan haber sabido nada de la denuncia.

Por su parte, Artolazabal aseguró no haber conocido nada de la situación hasta que el escándalo estalló en octubre

Es importante señalar que Artolazabal mantuvo sin cubrir el puesto de subdirector del Área del Menor e Infancia durante varios meses en esas fechas y que ella era no sólo la responsable máxima de cubrir la plaza, sino también del funcionamiento correcto de los centros de menores.

A pesar de la denuncia inicial y el aviso de la madre de una de las víctimas, la red de prostitución de menores siguió actuando entre abril y octubre

Fue en agosto de 2016 cuando más denuncias e indicios graves comenzaron a sumarse. Concretamente, un vecino de la zona cercana al centro denunció haber visto a un anciano de pelo blanco de entre 60 y 70 años besando a un niño del centro dentro un vehículo Mercedes de alta gama. El denunciante aseguró que el menor salió del coche y entró en el centro, tras lo cual, procedió a llamar al 112 y denunciar los hechos formalmente.

No obstante, hasta octubre de 2016, momento en que la Diputación Foral de Álava puso por fin una denuncia ante la Ertzaintza, no estalló el escándalo

14 DETENIDOS, 8 ACUSADOS Y EL JUICIO

La Ertzaintza detuvo a 14 sujetos, entre ellos a un monitor del centro y a un psicólogo que trabajaba para los servicios sociales del Ayuntamiento de Vitoria.

A pesar de las denuncias previas, la versión oficial insiste en que la Diputación descubrió los hechos por el testimonio de un adolescente que denunció lo ocurrido con un monitor en las horas de tutoría. El niño contó que ocurría desde 2015.

Cuando los menores implicados fueron llamados a declarar ante el magistrado admitieron haber estado prostituyéndose desde hace más de un año

Los adolescentes usaban los ordenadores del centro para contactar a clientes y concertar encuentros sexuales en los que tanto niños como niñas se prostituían y hacían de camello ocasionalmente comprando droga para sus clientes.

El juicio por los abusos sexuales a los menores comenzó en septiembre de 2022, aunque 8 acusados se enfrentaban a posibles condenas graves, 4 de los sujetos reconocieron los hechos y pactaron con la Fiscalía penas de entre 1 y 13 años.

EXCUSAS DE LA DIPUTACIÓN FORAL DE ÁLAVA

La Diputación ha intentado justificar su falta de actuación durante esos seis meses usando una excusa extraña; que el menor cuya madre denunció los hechos ante la policía se había fugado varias veces del centro.

Importante recordar que en noviembre de 2016 Artolazabal fue elevada y nombrada Consejera de Empleo y Servicios Sociales del Gobierno Vasco por Íñigo Urkullu en un ascenso que curiosamente le permitió abandonar la Diputación Foral de Álava apenas unas semanas después de que el escándalo explotara.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *