Profesor asturiano se enfrenta a la inhabilitación por poner «dieces» a todos sus alumnos

El profesor Yván Pozuelo, del IES Universidad Laboral de Gijón, publicó hace un par de años ‘¿Negreros o docentes? La revolución del 10’. En él, el polémico profesor explicaba brevemente su filosofía educativa.

Su libro abordaba diferentes propuestas educativas, pero centrándose lo que el denomina «la revolución del 10«.

En esta propuesta, Pozuelo abogaba por poner un 10 a todos los alumnos frente al método de un sistema evaluativo y meritocrático tradicional que él considera obsoleto.

Si bien lo de no evaluar de forma convencional, poniendo una nota mínima para aprobar y distintas puntuaciones objetivas en función del grado de acierto en el examen, no habría sido defendido por casi ningún profesional de la educación, lo cierto es que la propuesta de Pozuelo va en la línea de lo que una corriente no tan minoritaria de pedagogos defiende. Esto es, la evaluación por adquisición de competencias.

 «Evaluar por competencias, una lógica escondida para el profesorado hasta principios del siglo XXI, entra en contradicción con las notas numéricas».

-Profesor Yvan Pozuelo.

Ahora bien, si bien la evaluación a través de competencias ya está muy integrada en los currículum y planes de estudio desde hace años, esta no viene a sustituir los exámenes de contenido y las notas de toda la vida. Cosa que, sin embargo, sí propone Yvan Pozuelo que ocurra.

Ahí es donde empiezan los problemas de esta propuesta. Aunque el mayor problema al que se enfrente Yvan Pozuelo es que ya ha puesto en práctica la propuesta sin el permiso de las autoridades pertinentes.

Educación al margen de la ley.

Si bien el profesor ha sido apoyado por gran parte del alumnado y la comunidad educativa, se ha metido en un gran lío poniendo en funcionamiento su alternativa propuesta.

Pozuelo, que es jefe del Departamento de Francés del IES Universidad Laboral de Gijón, se enfrenta a un expediente que puede llegar a causarle hasta una inhabilitación de 30 años.

Sobre él pesan cinco causas que pueden ser consideradas graves.

Entre ellas, esa ‘rebelión del 10’, lo que, según las acusaciones, atenta contra el derecho del alumnado a una evaluación objetiva.

Las polémicas notas que pone Pozuelo suponen un agravio para otros alumnos gijoneses, asturianos o españoles que son evaluados con otros sistemas- aparentemente más exigentes- en los que, no por tener adquiridas las competencias, se saca automáticamente un 10.

Pozuelo se defiende alegando que las notas que él pone no son inmerecidas, pues es la que los alumnos alcanzan solo cuando adquieren las competencias requeridas.

En una charla de TED el peculiar profesor explica su método de innovación educativa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *