Primera gran crisis de Gobierno post Iglesias: PSOE rechaza la Ley Trans de Irene Montero

Calvo mantiene su bloqueo contra la Ley y el PSOE se abstendrá en la votación de la misma. PP y Vox votarán en contra, por lo que es imposible que el texto salga adelante.

Aunque Ciudadanos y la extrema izquierda en su conjunto votarán a favor, los votos de todos los favorables son del todo insuficientes.

Esto supone una auténtica crisis de gobierno, pues UP tenía esta Ley como uno de sus buques insignia para la presente legislatura.

El texto alternativo impulsado por ERC y el Grupo Plural es muy similar al de UP y seguramente tampoco sea aprobado.

Desavenencias PSOE-UP en materia Trans.

Carmen Calvo mantiene una postura femimarxista clásica en este asunto y considera que del sexo femenino se nace, no se elige ni se hace.

En Podemos e IU- unánimemente después de la expulsión de las feministas marxistas lideradas por Falcón– la hegemónica es la teoría queer.

Mientras que el PSOE se mantiene más fiel al feminismo izquierdista de tercera ola, en IU y Podemos han adoptado la postura hegemónica dentro del lobby LGTBI.

Para los queer, el sexo es un concepto cultural- no biológico- que algún día tendrá que ser «abolido» o reducido a la irrelevancia. Hasta entonces, cada individuo debe ser libre de elegir el sexo con el que se sienta cómodo.

Bajo el prisma queer, los transexuales lo son desde la infancia. Un transexual puede ser hombre o mujer independientemente de los genitales que tenga o el tratamiento de conversión sexual que este usando o dejando de usar. De imponerse el punto de vista queer, el sexo reconocido legalmente dependería solo de la voluntad de cada uno.

Consecuencias directas e indirectas de la Ley Trans.

En la práctica, teniendo en cuenta las asimetrías legales que existen entre hombres y mujeres en nuestro país, esto se traduciría en que los hombres podrían auto-reivindicarse como mujeres y ser tratadas como tales a efectos legales. Es decir, ser considerados mujeres sin ningún informe médico ni tratamiento hormonal previo.

En cierto modo, de aprobarse esta Ley, el PSOE estaría en gran medida deshaciendo o limitando el alcance de todas sus «leyes feministas» aprobadas desde 2004 en adelante. Curiosamente, Calvo era una de las socialistas contrarias a la Ley de Violencia de Género en el momento en que fue aprobada.

Son muchas las ventajas que se abren para los hombres en caso de aprobarse esta Ley u otra similar. Esta abriría la puerta a acabar con los privilegios y asimetrías jurídicas.

Adiós al agravante de «violencia de género», a la asimetría en ciertos delitos, a las ayudas solo para mujeres, a la discriminación «positiva» en ofertas de empleo, a las pruebas físicas más exigentes en hombres, a los cupos…

Uno de los puntos más criticados de esta Ley, probablemente la crítica más fundada y razonable, es que las mujeres Trans podrán competir con las mujeres en cualquier deporte u oposición en clara desigualdad de condiciones.

Un hombre que «transicione» a mujer podría competir teniendo unos niveles de testosterona similares a los de un hombre normal.

Frente a la iniciativa de UP, se manifestaban hoy en las puertas del congreso miembros del Movimiento Feminista.

Llamaban «traidora» a Irene Montero y le espetaban que las «infancias Trans no existen», que «esta ley es misógina» y que «un hombre que menstrua no es un hombre».

En el PSOE, el principal argumento dado por el secretario general del Grupo Socialista, Rafael Simancas, es que el texto presentado es «mejorable» y falto de «seguridad jurídica».

Al parecer, el Gobierno está trabajando «en su propia legislación» sobre este asunto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *