Primera crisis de la coalición separatista ERC, JxCat; Jordi Sànchez arremete contra Junqueras y Aragonès

Dos semanas después de que la coalición separatista ERC, JxCat formara Gobierno en Cataluña, Junqueras renunciaba a la vía unilateral, hacía una leve autocrítica por el 1-O y aceptaba los indultos, allanando el camino a Pedro Sánchez.

Desde entonces las hostilidades no dejan de aumentar entre ambos grupos independentistas. Empezaron con las críticas a título personal de Quim Torra y diputados de JxCat. Pero la tensión ha llegado a un punto crítico a raíz de una carta escrita por Jordi Sànchez, secretario general del partido de Puigdemont, en el mismo medio en el que Junqueras publicó la suya, el Ara.

Sànchez ha acusado Junqueras de haber orquestado una maniobra para evidenciar su tutela sobre el presidente de la GeneralidadPere Aragonès:

«La decisión de difundir la carta minutos antes del encuentro entre Pedro Sánchez y Pere Aragonès no fue azarosa. Cómo en el cine mudo, Aragonès se movió ante la pantalla dejando que otros pusieran la letra».

Señala también que:

«La carta firmada por Junqueras dibuja un terreno de juego que limita la capacidad de acción del president en el liderazgo que se espera de él. No es bueno para la institución de la Generalitat que un ex vicepresidente quiera tutelar al actual president«.

Acusa además a Junqueras de revisionista:

«Reconozco que me desconciertan los giros de guión y algunas afirmaciones que de facto significan una revisión radical de aspectos esenciales del pasado reciente del independentismo. No creo que el 1 de Octubre fuese un error. Poner urnas para que la ciudadanía se pueda expresar no puede ser considerado un error. Una urna nunca es un error y difícilmente habrá mejor embate para ganar la independencia que una urna y una papeleta. No, no fue un error y menos aún un acto ilegítimo».

Declara después que Junqueras no ha sido capaz de aguantar la presión del Estado y acusa a ERC de haber impedido el diálogo y la mediación:

«Siempre lo he creído y no sólo ahora, después de 43 meses en prisión. De hecho, soy de quienes creen que el 1 de Octubre fue concebido más para forzar al gobierno español a abrir una vía de diálogo y negociación para lograr un referéndum acordado que para proclamar efectivamente la independencia. Lástima que algunos protagonizaron un giro de guion y no supieron aguantar la presión del Estado, que ya había empezado a encarcelarnos (a Cuixart y a mi, el 16 de octubre), y echaron la vía de la mediación y el deseado diálogo por el precipicio, esgrimiendo 155 monedas de plata, precisamente cuando más fuertes éramos. Invito a hacer autocrítica también sobre estos comportamientos que tantas heridas dejaron en el independentismo».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *