Polonia como fuente de inspiración

La eliminación es lo que parece guiar la política española actual. En la izquierda, PSOE y Podemos andan a la gresca todos los días, mientras que en la derecha, el Partido Popular ya no sabe qué hacer para borrar del mapa a VOX, a sabiendas de que sólo con ellos tocarán el pelo atractivo del poder, salvo que forniquen con las sedientas meretrices socialistas.

Lo malo es que el planeta Tierra sigue rotando y no espera a que resolvamos nuestras diferencias

Un ejemplo, la Unión Europea avanza como una apisonadora siniestra en su política de castigar a Polonia porque no traga con aquello de que es una nación soberana, dispuesta a defender sus fronteras, de aquí que todos los  partidos españoles, salvo VOX, han aplaudido y alentado que la UE no envíe los fondos de recuperación que le correspondían a Polonia, muestra más que evidente de la ruindad de los participantes.

Se ve que no tiene dinero suficiente para champán, ostras y prostitutas

La Rusia de Vladimir Putin, ese líder al frente de un país en decadencia pero que quiere jugar a ser una superpotencia, realiza un ensayo de un arma antisatélite (prohibidas por el tratado de desmilitarización del espacio exterior al que nadie hace caso) y obliga a los astronautas de la estación espacial internacional a refugiarse en su vehículo de escape, un acto irresponsable y peligroso, similar a la concentración de fuerzas de asalto que ha desplegado estos días en la frontera de Ucrania. 

El Irán de los ayatollahs anuncia que ya está produciendo metal de uranio, cuando el del turbante de turno decida sentarse a negociar con Washington ya no será para congelar el enriquecimiento de uranio, sino para no saltar a la siguiente fase de su primera cabeza nuclear y si lo creen conveniente, para no realizar su primer test atómico.

Y como colofón, Washington y el chino Pekín hablaban durante un buen rato vía “internete” para concluir en nada. China no quiere la destrucción inmediata en  EEUU, aunque se sabe ganador inevitable.

¿Qué películas va hacer el Hollywood progre con esto?

A los Hispanos nos queda muy lejos Rusia, China y el Oriente Medio. Pero nos debería preocupar -y mucho – lo que pase con Polonia. Sin fronteras no hay nación, y aquella que no defiende las suyas estará condenada a la extinción. Lo polacos lo saben bien por experiencias propias.

No ha habido frontera que no se haya dibujado con sangre, y posiblemente no haya frontera que se pueda sostener sin sangre

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *