Polémica en Francia: Más de mil militares, 20 de ellos generales retirados, escriben a Macron alertándole de la desintegración del país

España no es el único país occidental con grandes problemas políticosociales y económicos donde el conflicto social está alcanzando niveles muy peligrosos.

Desde hace tiempo, Francia es un hervidero de problemas sociales internos a los que ahora se han sumado la crisis del Covid y otros contratiempos coyunturales.

La carta, que firman más de mil militares-20 de ellos generales retirados y un centenar militares de alto rango- y publica el semanario de derechas ‘Valeurs Actuelles‘, es solo un síntoma más de la preocupación de muchos ciudadanos de la República Francesa con el futuro de su país.

Imagen

En el escrito, los firmantes alertan sobre la desintegración paulatina que está viviendo el país galo y los riesgos de que ello acabe desencadenando una guerra civil.

Asimismo, en la carta se aboga por una defensa férrea del patriotismo francés como antídoto a los distintos problemas que aquejan a la quinta república del país vecino.

Los muchos problemas de Francia.

Para los militares, algunos de los principales males que aquejan ahora mismo a la nación francesa tienen que ver con la creciente inseguridad en las calles y la desprotección que sufren policías, gendarmes y militares en toda Francia.

El islamismo, por supuesto, es uno de los antagonistas del escrito:

«La desintegración, que junto al islamismo, y las hordas de las banlieues lleva al desprendimiento de múltiples parcelas de la nación para transformarlas en territorios sujetos a dogmas contrarios a nuestra constitución«.

Para este sector del ejército, bastante probablemente muy significativo de lo que es el sentir general de las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado francés, es necesario un liderazgo político fuerte.

El texto deja muy claro que el ejército no tendría problema en hacer cumplir el imperio de la ley llegado el caso:

«Estamos dispuestos a apoyar políticas que tengan en cuenta la salvaguardia de la nación«.

Fundamentalmente, en la carta se exhorta al presidente de Francia a intervenir el país a todos los niveles para evitar un empeoramiento de la situación social.

«Si no se hace nada, la laxitud seguirá extendiéndose en la sociedad, provocando una explosión y la intervención de nuestros compañeros activos para proteger nuestros valores civilizatorios y salvaguardar a nuestros compatriotas en el territorio nacional«.

Reacciones políticas divergentes.

Como no podía ser de otra forma, en la alta política no ha habido unanimidad reactiva en relación a la carta.

La extrema izquierda que representa Melenchón ha considerado la carta una traición al estado de derecho y ha recomendado a Macron actuar contra los firmantes.

Macron, por su parte, ha decidido no pronunciarse. Sin embargo, el endurecimiento de sus políticas en los últimos años es más que evidente.

Marine Le Pen ha avivado aún más la polémica en los últimos días, escribiendo en ese mismo medio un artículo en el que secunda las preocupaciones de los militares.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *