Pedro Sánchez hace la vida un poco más difícil a los autónomos: las nuevas cotizaciones superan una carga fiscal del 30%

El nuevo sistema acaba con la posibilidad que siempre tuvieron los autónomos de elegir base de cotización, y gran parte de ellos pagarán más. Curiosamente, el Gobierno sostiene que ha hecho un favor a los autónomos.

La nueva tabla de cotizaciones sociales para los trabajadores autónomos supone pagos reales de más del 30% para un sector diezmado por el coronavirus y zarandeado por la inflación. Y las empresas, contando lo que se obliga a pagar al empresario y lo que soporta el propio trabajador en su nómina, sitúan su pago total en el 28,3%, como detallan las tablas de la Seguridad Social.

Primer tramo de la nueva tabla de cotizaciones para 2023: base de cotización, 751,63. Cuota, 230 euros. Resultado: el pago se eleva por encima del 30%.

Segundo tramo: base de cotización, 849,67. Cuota, 260 euros. Resultado: de nuevo, el pago supera el 30%.

Tercer tramo: base de cotización, 898,69. Cuota, 275 euros. Resultado: una vez más, el desembolso del autónomo rebasa el 30%.

Y así se podría seguir a lo largo de la tabla recién impuesta por el Gobierno a los autónomos.

España es uno de los países más caros en materia de cotizaciones sociales de todo el conjunto de naciones y economías avanzadas. Y, pese a ello, las empresas pagan menos que los autónomos. Como explica la Seguridad Social, los tipos de cotización para el régimen de asalariados -el aplicable a las empresas con trabajadores dentro del régimen general- son los siguientes: «Contingencias comunes. Empresa: 23,60%. Trabajadores: 4,70%. Total: 28,30%.

Hasta ahora, los tipos de cotización de los autónomos podían tener una menor importancia por la posibilidad de los trabajadores de elegir libremente la base de la cotización. Ahora tienen que acogerse a la estimación de ingresos para el ejercicio entrante y acabar pagando por la realidad de esa facturación tras cerrar el año. Y los tipos superan el 30%.

Tras innumerables subidas de las cotizaciones sociales, los autónomos tienen que hacer ahora hueco -si pueden y en plena crisis- a un nuevo sistema de contribuciones a la Seguridad Social que, no sólo acaba con la posibilidad que siempre tuvieron de elegir la base de cotización y rebajar así los pagos, sino que, además, ha sido calculado por los equipos de Pedro Sánchez con unas cuotas que superan un pago real del 30%. Y ello, cuando a las grandes empresas se les cobra un porcentaje ya más que abultado y duro de un 28,3%. Los autónomos pasarán a cotizar más que grandes empresas.

La realidad es que los autónomos que ganen más de 1.700 euros al mes pagarán una cuota más alta que los 294 euros al mes habituales. Esto es así, porque el 84% del los afiliados al RETA cotiza por la base mínima gane lo que gane, según el Ministerio de Seguridad Social.

Las nuevas cotizaciones del ministro Escrivá establecen para 2023 una cuota de 230 euros al mes (apenas siete euros menos que en la última propuesta del ministro) para los autónomos con rendimientos inferiores a 670 euros netos, y se elevan hasta los 500 euros mensuales para el tramo máximo, en el que se encuentran aquellos trabajadores por cuenta propia con ingresos netos mensuales superiores a 6.000 euros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.