Parler demanda a Amazon por borrarla de la red

Sigue el caos a consecuencia del baneo de Trump y miles de sus seguidores en Twitter y otras redes sociales masivas.

Twitter ha caído ya un 11% en bolsa desde el fin de semana y su decisión ha sido criticada por líderes políticos de distintas sensibilidades.

Mientras tanto, Amazon comunicaba este domingo que daba unilateralmente por finalizado su servicio de alquiler a servidores a la red social alternativa Parler, conocida por dar cobijo a todo aquel usuario que es baneado de Twitter, Facebook o Instagram (a menudo por razones meramente políticas y arbitrarias).

Guerra sin cuartel hacia cualquier disidencia respecto a las Big Tech.

El marcado carácter izquierdista de las Big Tech de Silicon Valley no es algo que debiera pillar a nadie por sorpresa a estas alturas.

Hace poco el fundador de Facebook admitía en un juzgado que la moderación de contenidos y censura se realiza fundamentalmente con las miras puestas en las derechas políticas.

En la práctica esto se traduce en que el contenido de extrema derecha es ilegal, pero el de extrema izquierda no.

Sin embargo, el hundimiento de Trump ha traído consigo una oleada de ataques hacia todo lo que él representa como no se había visto nunca.

Los ataques a Parler y Gab, las dos redes sociales alternativas y sobre todo en este último caso, favorable a la alt right o derecha alternativa, no han cesado durante los últimos días.

Además del chocante baneo a Trump por alentar protestas pacíficas, que contrasta con la permisividad que hubo el pasado verano con respecto a los disturbios marcadamente violentos llevados a cabo por activistas blacklivesmatter y antifa, se ha llevado a cabo una purga ideológica de usuarios sin precedente en la historia de las redes sociales.

Amazon, Apple, Twitter e incluso Facebook (la menos censuradora de estas Big Tech tradicionalmente), han iniciado también un guerra contra las pequeñas Parler y Gab con la excusa de su «laxa moderación de contenidos» y por dar cabida a Trump después de los sucesos de la semana pasada en el Capitolio de Washington.

Anteayer mismo y antes de ser expulsada de los servidores de Amazon, Parler fue hackeada por algún grupo o corporación interesada en dañar a dicha empresa o a sus usuarios.

Demanda anti monopolio.

La red Parler ha tenido que echar temporalmente el cierre, pues además de haber perdido los servidores de Amazon, no puede procesar el aumento descomunal de popularidad y de ataques cibernéticos experimentados en los últimos días.

Por si eso fuera poco, ninguna empresa informática accede a alquilarles servidores mientras no lo aprueben Google, Apple y Amazon.

Pero sus fundadores, quienes han rechazado connivencia con cualquier tipo de violencia y han reivindicado el ‘diálogo abierto’, no se han quedado de brazos cruzados.

Ahora mismo acaban de anunciar una demanda a Amazon por atacar la libertad de expresión y abusar de su posición dominante. También alegan una violación de las leyes de competencia y anti monopolio que garantizan el correcto funcionamiento del sector privado en un estado liberal.

Los fundadores de Parler han sido claros al respecto: «equivale a desconectar a un paciente de su soporte vital. Matará a la empresa en momentos en que se estaba disparando».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *