Ortega Smith propone a los separatistas que «renuncien a la nacionalidad española, tomen un avión y se marchen sin llevarse ni un ápice de lo que nos corresponde a todos»

El vicepresidente de VoxJavier Ortega Smith, intervino el pasado jueves 1 de diciembre en el pleno del Congreso de los Diputados para defender la enmienda a la totalidad con texto alternativo de su grupo parlamentario contra la Proposición de Ley Orgánica de transposición de directivas europeas y otras disposiciones para la adaptación de la legislación penal al ordenamiento de la Unión Europea, y reforma de los delitos contra la integridad moral, desórdenes públicos y contrabando de armas de doble uso.

Smith, en primer lugar, envió un mensaje a todos los separatistas: «No hace falta que gasten tanto esfuerzo en su ansiada independencia. Es muy sencillo. Renuncien a la nacionalidad española, tomen un avión y márchense. Porque si hay algo que no soportan los españoles es la cara dura y la hipocresía de quienes están aquí cobrando un sueldo y están minando y reventando la soberanía nacional desde dentro de las instituciones para conseguir subvenciones, dinero para sus chiringuitos y seguir haciendo propaganda del odio y de la mentira separatista. Renuncien a la nacionalidad española. Sean valientes. Si tanto odian a España, a los españoles, a su historia y a sus instituciones, renuncien a la nacionalidad española. Pero, eso sí, márchense sin llevarse ni un ápice de lo que nos corresponde a todos, ni un centímetro de nuestra tierra y de nuestro suelo. Ni uno solo de nuestros derechos. Ni una sola de nuestras instituciones».

En este sentido, Ortega Smith explicó que Vox propone en su  enmienda a la totalidad en la que incorpora la letra K al artículo 39 del Código Penal, «por algo que debiera ser lógico en cualquier legislación que se implemente, que quien atente contra la nación, si no es nacional de origen, pierda la nacionalidad, porque la nacionalidad española es un derecho y es un privilegio y no se puede otorgar a quienes atentan contra esa unidad».

Otro de los cambios que propuso Vox, es el artículo 432 del Código Penal, «para reforzar aún más el delito de malversación, ese que algunos, probablemente por sus intereses andaluces, ya están queriendo reformar hasta dejarlo en papel de borrajas. Todo aquel que destine fondos o recursos para fines que son contrarios a la propia Constitución o para atentar contra la unidad nacional y los derechos de todos los españoles deben ser condenados por un delito de malversación y además debe reforzarse ese delito y esas penas, si además son cargos públicos».

La tercera cuestión que Vox añade en su enmienda a la totalidad es «un nuevo artículo 484 bis, contra todos lo que se considere delito contra la Unidad Nacional, especialmente cuando quienes incurren en el mismo, sean funcionarios, autoridades o parte de cualquier gobierno de la nación o colaboren estrechamente, como así ocurrió en el 2017, con algunas naciones extranjeras o con organizaciones extranjeras, y que por tanto, se incremente la pena hasta 20 años de prisión y 20 años de inhabilitación. Y por supuesto, también que pierdan aquellos que no tengan nacionalidad de origen, pierdan la nacionalidad española». Además, Ortega ha explicado que Vox propone «la adición de los puntos 2 y 3 en el artículo 543 del Código Penal, para que todo aquel que cometa ultrajes u ofensas a la nación española, con un evidente y claro objetivo, o bien de fomentar, amparar o enaltecer a los terroristas, o los fines de los terroristas, o atentar contra la Constitución, o llevar a cabo movimientos golpistas contra la unidad de España, sean condenados con penas de hasta dos años de prisión e inhabilitación».

En relación a la sedición, «el delito que este Gobierno quiere derogar», el vicepresidente de Vox ha señalado que su partido pretende «aumentar las penas hasta un máximo de 15 años», ya que «todos sabemos cuál es la razón por la cual se está derogando ese delito: la aprobación de los presupuestos y el pacto contra todo lo que representa España, contra todos los mecanismos de defensa constitucionales o penales que tenga España». Por ello, Ortega Smith ha dicho que el objetivo del Gobierno es «favorecer que los fugados puedan regresar, que los condenados puedan ver reducida su pena de inhabilitación y que, en definitiva, ese efecto llamada al golpe de Estado, sea una realidad. Porque cuantos menos mecanismos tengan de defensa al Estado, más fácil se lo pone a quienes quieren destruirlo. Yo quisiera apelar, como ya ha hecho algún compañero de mi grupo desde esta tribuna, a un derecho fundamental de todos los españoles, pero muy especialmente de quienes tenemos la condición de representar la soberanía nacional».

Por último, Smith ha asegurado «quien ataca la unidad de España, quien desprecia la convivencia histórica de los españoles y quien lo hace desde las instituciones, es un golpista. Quien defiende, ampara o enaltece a los asesinos de las bandas terroristas es un etarra o un proetarra o, si me apuran, un mismísimo etarra. Y habrá quien se moleste, pero no van a cambiar el sentido de las cosas, aunque algunos quieran borrar en sus censuras todo el diccionario. No hemos venido ni arrodillarnos ante los separatistas, ni aun tenerle miedo a los etarras y mucho menos a quienes los amparan y los toleran».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *