Olivenza. Morante, y Ginés Marín iluminan la noche

Corrida en Olivenza de Cuvillo, cuatreña, sin exageraciones, cómoda de cara, manipulada, afeitada y donde la falta de raza, casta y bravura fueron la tónica.

Ferrera abrió cartel con un astado donde solo cabe destacar una serie por el pitón derecho, a partir de ahí se apagó el Cuvillo. Faena larga premiada con una oreja.

Con su segundo, al diestro extremeño le animaron la faena desde los tendidos, cuando una persona se arrancó por el “cante jondo” provocando un delirio en los tendidos, y a la vez en la faena del escuálido Cuvillo.

Se perfiló de largo Ferrera, para ejecutar la suerte suprema y dos orejas de premio. Por cierto, Ferrera se encargó de la lidia de sus dos oponentes, permitiendo así, que sus tres banderilleros pareasen ambos toros y a la vez se desmonterarse en ambos toros.

A Morante se le volvió a ver con ganas. Se puede decir, que es la máxima figura que lleva el peso sobre sus espaldas. Cortó una oreja a su primer Cuvillo, otro burel venido a menos, pero lo mejor de Morante, vino con el quinto, un astado bronco, que no rompió para adelante y donde Morante le tapó los defectos, le limó asperezas y acabó haciendo una más que interesante faena, llena de gracia, arte, sentimiento, torería y sobre todo técnica.

Estoconazo y dos orejas, pero por encima de los trofeos, nos quedamos con la siguiente pregunta. ¿Qué hace este pedazo de torero, matando estas corridas festivaleras?

Morante en este 2021, está para retos mayores, y para darle una vuelta a la tauromaquia

Gines Marín, también estuvo técnicamente correcto, en una tarde noche importante. Cierto que sus dos Cuvillos no sirvieron, tónica general de la corrida. Pero a este joven torero, estas corridas son como un tentadero. Marín, viendo en el momento en el que está, se le espera en otros compromisos más fuertes, más serios, donde se le pueda ver en todo su esplendor.

Ayer en Olivenza, desde que desplegó su capote, dando todo un recital de toreo a la verónica, se vio el momento por el que atraviesa, luego hizo dos trasteos llenos de técnica y poderío, estando muy por encima de sus oponentes. Cortó una oreja, porque falló a espadas con el sexto toro, pero el momento de Gines Marin es para plaza de primera, no para estas corridas festivaleras.

En otro orden de ideas, en Soria, Emilio de Justo volvió a triunfar con una corrida de Román Sorando, siguiendo así con su triunfal año y más después del rotundo triunfo del pasado domingo en Madrid.

En el mismo festejo, Juan Ortega, volvió a dar un recital de toreo, volvió a poner a todo el mundo de acuerdo y volvió a dar un mitin con la espada, algo que debe solucionar ya mismo.

Urdiales cortó una oreja en su segundo toro, una corrida de Sorando que pecó de casta y bravura. Donde sí está saliendo el toro serio y el toro integro es en Vic (Francia), donde a un novillo de Raso de Portillo se le dio la vuelta al ruedo, tras recibir tres puyazos y mostrar buenas cualidades en la muleta.

Por la tarde se lidió una corrida concurso de ganaderías, tradicional en esta plaza, donde se pudieron ver a serios ejemplares de diversas procedencias y a pesar de que no cumplió las expectativas al 100%, tampoco la terna terminó de andar fina con los astados.

Finalmente, hoy seguimos pendientes de lo que ocurra en Vic, como también de lo que nos deje la final de novilladas del circuito de Andalucía, cuya final es en Atarfe. Jorge Martínez, y Manuel Perera, se las ven con utreros de Ana Romero, Torrestrella y El Torero.

Suerte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *