Okupas marroquíes dejan sin casa a 140 autistas y discapacitados intelectuales en Rivas Vaciamadrid

Una pareja de marroquíes han okupado una casa en el término municipal de Rivas Vaciamadrid, en la avenida de José Hierro, dejando sin vivienda a 140 niños y jóvenes autistas y discapacitados intelectuales que la usaban como centro de actividades para aprender a convivir.

Este municipio es feudo electoral de Izquierda Unida y cuna de las bases de Podemos.

Esta vivienda fue cedida por la Comunidad de Madrid a la Fundación Autismo calidad de vida (AUCAVI) que trabaja para enseñar por turnos a 140 autistas y discapacitados intelectuales a valerse por sí mismos y realizar:

«Tareas que pueden parecer sencillas como hacerse la cama o poner una lavadora hay que enseñárselas a ellos y socializarlos en una casa que es su entorno natural».

Ahora mismo, los educadores de la fundación tienen un gran problema a la hora de realizar sus labores. De las dos viviendas que tenían sólo queda una. La okupada mide 90 metros cuadrados y tiene tres habitaciones.

Urge expulsar a los okupas

Luis Pérez de la Maza, director técnico de AUCAVI, ha explicado la situación en una entrevista a OKDIARIO:

«El 27 de septiembre estuvo la coordinadora en la casa revisando todo y estaba normal, pero cuando regresó el 1 de octubre habían dado la patada y se colaron dentro».

A continuación avisaron a la Guardia Civil:

«Se portaron muy bien, identificaron a los inquilinos e incluso mediaron para hablar con ellos. Yo dialogué y les expliqué para qué usamos el piso, parecieron entenderlo y me pidieron diez días para irse. Cuando volvimos el día 12 de octubre seguían aquí».

Al ver que los okupas no querían dejar la casa pacíficamente, el director general de AUCAVI, Agustín Ramos, denunció la usurpación ante la Guardia Civil de Rivas, que procedió a realizar un atestado y trasladarlo a los juzgados de Arganda del Rey.

Tras entrar pateando la puerta, los okupas cambiaron la cerradura y cuando la Guardia Civil les identificó mintieron sobre el tiempo que llevaban en el piso, afirmando que llevaban semanas.

Pérez de la Maza asegura que:

«Todos sabemos que mienten, pero la Justicia es así y los plazos pueden eternizarse. Hemos intentado explicarles el daño irreparable que están haciendo no sólo a los chicos, sino también a las familias que viven con ellos y que nuestras actividades de fines de semana suponen un respiro para ellos. Todos realizan una semana de convivencia además de las actividades extraescolares».

Las personas atendidas por la fundación tienen necesidades vitales de apoyo las 24 horas del día

Los okupas también han tirado los carteles que identificaban que el piso era un centro para actividades educativas alegado que las llaves les «han costado cuatro mil euros».

Esto podría señalar la existencia de una mafia okupa que busca inmuebles para «revenderlos»

Ramos ha añadido que:

«Cuando les pedimos explicaciones el día 12 nos dijeron que habían barajado otras zonas pero que les gustaba aquella y no se iban porque ella está embarazada».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *