Nuevo zeppelín Barcelona-Mallorca en 4 horas y 32 minutos en 2025. El zeppelín se reinventa

Es el plan de la empresa inglesa Hybrid Air Vehicles (HAV), que espera hacerlo en menos de 5 años con su nuevo nuevo Airlander 10.

La idea de esta empresa es la de crear viajes directos entre capitales europeas de forma mucho más cómoda, lujosa, ecológica y eficiente que con los aviones comerciales convencionales, y en unos tiempos de trayecto bastante similares (si así se desea, claro).

De materializarse su idea de negocio, viajar del centro de Mallorca al centro de Barcelona en zeppelín sería posible en 4 horas y 32 minutos. Todo con un coste energético unas 10 veces menor que el de un viaje en avión de similares características.

Hybrid Air Vehicles quiere cambiar la aviación civil.

Del mismo modo que en la década de 2010 las discográficas consiguieron resucitar los viejos tocadiscos de vinilo que los equipos de música electrónicos ya habían dejado obsoletos en los 80 y 90, HAV pretende hacer lo propio con los zeppelines de helio.

A principios del siglo XX, estos impresionantes vehículos aéreos, basados en tecnología de hidrógeno nacida a partir de una evolución natural de los antiguos globos aerostáticos de aire caliente, adquirieron un gran desarrollo.

Los zeppelines y dirigibles tuvieron aplicaciones cartográficas, militares e incluso fueron pioneros en los grandes vuelos comerciales (antes siquiera de que existieron los aviones comerciales tal y como los conocemos).

La Primera Guerra Mundial dejó claro que el futuro de la aviación militar serían los aviones y avionetas, mucho más pequeños, seguros, rápidos y manejables. El hidrógeno de los zeppelín los hacía extremadamente inflamables y, por tanto, muy vulnerables.

Pero los zeppelines continuaron teniendo un gran protagonismo hasta bien entrados los años 30 del siglo XX.

Fue en esos años cuando, accidentes catastróficos como el del Hindenburg, sumados al desarrollo vertiginoso de la aeronáutica, dejaron al zeppelín un tanto obsoleto como medio de transporte.

En Estados Unidos continuaron fabricándose gracias a la tecnología de helio, un gas que se extraía fácilmente en el estado como Texas.

En el último tercio del siglo XX- principios del XXI hemos seguido viendo zeppelines y dirigibles, pero ya son muy poco comunes, sobre todo fuera de EEUU. Normalmente, estos aparatos solo tienen fines publicitarios.

Ahora, en los años 20 del siglo XXI, una compañía británica quiere resucitar estas emblemáticas aeronaves y mejorar su tecnología- ya de por sí muy evolucionada con respecto a hace un siglo- para hacerlas competitivas de nuevo.

Con los nuevos avances, el gas de las cámaras de la aeronave dejaría de ser tan inflamable, según la compañía británica.

Tanto es así que estos nuevos zeppelines, que pueden ser dirigidos sin problemas desde control remoto, tienen, nuevamente, un sinfín de aplicaciones militares y logísticas.

La intención de HAV es mejorar la comodidad de los viajes aéreos dotándolos de un lujo, vistas y espaciosidad que no existen siquiera en los jet privados o cabinas de primera clase de los aviones actuales.

De este modo, los Zeppelín serían algo asó como los nuevos cruceros del aire. El objetivo de HAV es dotarlos de un interior de superlujo, con cafeterías, miradores y cocineros de alto nivel.

Si estos «cruceros aéreos» llegaran a tener éxito y se resuelven problemas como el de las condiciones metereológicas adversas, es posible que con el tiempo aparecieran vuelos low cost o, por lo menos, asequibles para las clases medias.

No es la primera vez que se vaticina el renacimiento de los dirigibles, pero, en este caso, podríamos estar ya ante un regreso paulatino de estos impresionantes aparatos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *