Nuevo y demoledor golpe del Gobierno a los agricultores; tendrán que dejar casi la mitad del terreno sin cultivar para cuidar la «cubierta vegetal»

Una nueva exigencia del Gobierno socialista de Pedro Sánchez deja al campo al borde de la ruina, sumándose a las muchas medidas demoledoras que arrastran a la quiebra a este sector, tales como la realización de un diario para cada animal, la limitación de los pastos de los animales, la brutal reducción del uso de fertilizantes asequibles tradicionales, etc. Todo ello recordando que de no cumplir todo a rajatabla es imposible ahora si se pretende acceder a las ayudas.

Por poner un ejemplo más, otra medida ridícula del Ministerio ha sido la imposición de la plantación de legumbres para poder aplicar la «rotación mejorante» de los cultivos.

Ahora, se añade un nuevo golpe, los agricultores tendrán que dejar casi la mitad del terreno sin cultivar para cumplir con el «ecorégimen cubierta vegetal»

ASAJA Córdoba, que lleva desde el principio de la retahíla de medidas denunciando lo ridículas que son y la catástrofe que suponen, ha declarado que se trata de la «era de los disparates», y ha procedido a recopilar todos ellos en un listado de «disparates» a fin de elevar su queja ante el Ministerio de Agricultura.

ECORÉGIMEN

El último disparate se denomina:

«Ecorégimen cubierta vegetal espontánea o sembrada».

Desde ASAJA han señalado que:

«Para el cumplimiento del ecorégimen de «Cubierta Vegetal Espontánea o Sembrada» hay que dejar el 40% de la proyección libre de copa con cubierta vegetal y, si la parcela tiene más del 10% de pendiente, además un metro más obligatorio por condicionalidad».

Así, han destacado que:

«En marcos de plantación anchos, esto puede suponer tener que dejar del orden de 3 metros de anchura de cubierta».

Eso significa, obviamente, que esos tres metros pagados y adquiridos no serán explotados

Aún es más, han indicado que:

«Esa cubierta hay que desbrozarla y, donde antes con un pase de desbrozadora se cubría la anchura del metro de condicionalidad, ahora va a haber que dar dos o incluso tres pases (según la anchura de la desbrozadora) para agostar la cubierta».

Han seguido explicando que:

«Esta exigencia va a suponer más gasto de gasoil, más contaminación y más compactación del suelo».

Y han añadido:

«Así que, lo que se supone que es una práctica beneficiosa para el clima y medio ambiente, se convierte en una práctica perjudicial para lo que se pretende y, encima, con mayores costes para el agricultor».

Concluyen afirmando que se trata:

«Otro disparate de esta nueva PAC».

Después de esta paliza continuada al sector, hemos llegado al punto en que ASAJA Córdoba ha calificado ya al ministro Luis Planas de persona non grata

DISCRIMINACIÓN EN LAS AYUDAS

Cabe recordar que el Gobierno socialista está aprovechando estas nuevas medidas para incluir una cantidad increíble de trabas a la hora de que los agricultores puedan percibir las ayudas.

De hecho, éstos han denunciado que se ha llegado a introducir una:

«Discriminación motivada por la brecha digital». 

Puesto que según indican desde ASAJA:

«Va a excluir de las ayudas a la PAC a las personas con menores capacidades digitales«.

Y es que puesto que los criterios para conceder ayudas del Gobierno exigen muy amplios conocimientos tecnológicos e informáticos, quien no sepa usarlo deberá afrontar un nuevo y serio coste contratando asesores.

Pero aún hay más; el Gobierno pretende además que a partir del verano de 2023, todos los agricultores y ganaderos lleven obligatoriamente un cuaderno digital donde queden apuntadas durante 15 días todas las operaciones y tratamientos fitosanitarios.

Eso implica que necesitarán invertir en equipos informáticos y programas de gestión de tecnología puntera y por lo tanto, muy cara

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *