Nuevo golpe brutal al campo; el Gobierno prohíbe la quema de rastrojos y obligará a los agricultores a pagar a una empresa

El Gobierno socialista de Pedro Sánchez asesta un nuevo golpe brutal al campo prohibiendo la quema de rastrojos y obligando así a los agricultores a llamar a una empresa de gestión de residuos para que se lleven los restos de las podas, lo que implica un sobrecoste que son incapaces de pagar.

Como consecuencia los rastrojos se están acumulando en las tierras de los propios agricultores con el consiguiente riesgo de incendios y plagas que conlleva

Los profesionales del mundo rural han denunciado con indignación y enfado la situación y desde Asaja, la Asociación Agraria Jóvenes Agricultores, han asegurado que:

«No hacen más que ponernos trabas en nuestro trabajo diario».

LA LEY DEL GOBIERNO

Fue el 8 de abril cuando el Gobierno aprobó la nueva ley 7/2022 de residuos y suelos contaminados para una economía circular del Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico.

Esta ley prohíbe la quema de rastrojos que ahora se consideran «residuos agrarios», de manera que incinerar los restos que quedan tras las podas de por ejemplo, viñedos u olivos, conlleva multas desde los 100.001 a los 3.500.000 euros.

Deshacerse de los restos de esta manera sólo es posible ahora si las Comunidades Autónomas dan permiso al agricultor de forma excepcional por uno de estos dos motivos; o existe riesgo fitosanitario, o hay problemas de accesibilidad.

Francisco José García Navarrete, presidente de Asaja, ha asegurado que conseguir dichos permisos es poco menos que imposible:

«No los están dando. Del fitosanitario hay que presentar el informe de un perito que explique las causas específicas. Y por accesibilidad, tampoco los están concediendo. Así que hoy, quemar es un tema complicado».

CONSECUENCIAS GRAVES; INCENDIOS Y PLAGAS

Como consecuencia de las medidas del gobierno, los agricultores, incapaces de pagar por la retirada de los residuos, ven impotentes cómo se acumulan kilos y kilos de ramas secas y otros restos vegetales en sus tierras, lo que supone un grave riesgo en caso de incendio:

«Luego viene el verano y llegan los incendios y vendrán las preguntas sobre cómo está el campo. Al final no nos dejan trabajar. Y acumular masa forestal lo que va a provocar son más incendios».

Cabe recordar que el método tradicional y eficiente de quema de restos de plantas, permitía no solo la eliminación de malas hierbas, enfermedades de plantas o plagas y demás, sino que también sirve para regenerar pastos y aumentar la producción futura.

Además del riesgo que supone tener kilos de rastrojos en caso de incendio existen otros riesgos que destruirían la cosecha, tal y como explica García Navarrete:

«Si tú dejas restos vegetales en las tierras, eso se convierte en un foco de insectos y plagas. Especialmente en el caso de los viñedos, si no quemas las ramas, eso puede provocar todo tipo de enfermedades que afectan a la uva».

TRAGICOMEDIA LEGAL; LA ENMIENDA PARA DEROGAR LA PROHIBICIÓN NO ENTRA EN VIGOR HASTA EL AÑO QUE VIENE

Tras la aprobación de la ridícula ley, la Comisión de Agricultura, Pesca y Alimentación del Congreso de los Diputados no tuvo otra salida que aprobar una enmienda para eliminar la prohibición.

No obstante, el problema consiste en que la derogación no entrará en vigor hasta el año que viene puesto que forma parte de la futura ley para regular la gestión de la nueva Política Agraria Común (PAC).

Hasta que eso ocurra los agricultores seguirán acumulando restos en sus tierras puesto que sólo tienen a su disposición dos medidas, que no están al alcance de todos, y menos en estos tiempos de crisis; llamar a una empresa de tratamiento de residuos y pagar para que se encarguen o triturar las ramas ellos mismos:

«La mayoría no tiene trituradora y hablamos de una inversión de hasta 20.000 euros. Los agricultores ya tienen bastante con el incremento de costes de producción, las adversidades climáticas, la reforma de la PAC… y ahora nos vienen con esto. No hacen más que ponernos trabas en nuestro trabajo diario».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *