Nuevas subidas de impuestos planeadas por Sánchez: IRPF, IVA, alcohol, tabaco…

El informe encargado por el Gobierno hace casi un año a un supuesto grupo de 100 expertos ha sido presentado con gran pompa y circunstancia por el presidente del Gobierno socialista Pedro Sánchez como España 2050.

Curiosamente las propuestas y medidas presentadas por los expertos coinciden -en su amplia mayoría- con los postulados de Sánchez.

Por un lado, quiere aplicar medidas como la de prohibir los vuelos cortos si existe una alternativa por tren o la implantación de una jornada laboral de 35 horas semanales.

Pero el objetivo más perjudicial para los contribuyentes y que se muestra claramente en el ambicioso escrito es el recaudatorio. Cabe recordar que para hacer frente al ingente gasto público del Gobierno, necesitan recaudar.

Pretenden elevar la recaudación fiscal hasta el 43% del PIB en 2050. 8 puntos más que ahora

Esto es, que quieren que el 43% del producto interior bruto de España lo pongan los contribuyentes de sus bolsillos

¿El supuesto objetivo?

«Reducir la pobreza y la desigualdad y reactivar el ascensor social».

Subiendo impuestos a pobres y ricos, de manera que el dinero del contribuyente constituya el 43% del PIB.

El documento evita en todo momento hablar de «incremento» o «subida» al referirse a los tributos que critica, mientras pide simultáneamente «de aquí a 2030 ampliar las bases de los impuestos, principal causa de la baja capacidad recaudatoria del sistema fiscal. Esto requerirá de un mayor escrutinio de los beneficios fiscales».

«Igualar la capacidad recaudatoria de nuestro sistema fiscal al de la media de la UE-27 permitiría poner en marcha políticas sociales que reduzcan significativamente la desigualdad y la pobreza en nuestro país»

El porcentaje actual sobre el PIB es del 35%, en 2030, deberá ser del 37% y en 2040, del 40%. Para lograr su objetivo necesitan subir impuestos.

El Gobierno pone prácticamente todos los impuestos en entredicho y busca revisar beneficios fiscales, como el caso del IRPF, o a sacar bienes de los tipos reducidos o superreducidos del IVA.

También exigen más tributos a las comunidades autónomas con impuestos más bajos:

«Asimismo, debe replantearse el papel del impuesto sobre el Patrimonio y del impuesto de Sucesiones y Donaciones en las haciendas autonómicas para evitar estrategias de competencia fiscal indeseables, las cuales minan el alcance recaudatorio y progresivo de estos impuestos y el principio de igualdad que rige en nuestro país»,

También quieren incrementar los impuestos especiales:

«Elevando los tipos de gravamen sobre bebidas alcohólicas, tabaco y combustibles derivados del petróleo hasta converger con los establecidos en los principales países de la UE; y creando un marco de incentivos e instrumentos fiscales que promueva la transición ecológica, eficiente y socialmente justa, a través de instrumentos como la renta climática».

También piden impuestos a los billetes de avión

En caso de contribuyentes que puedan conseguir beneficios, «relativamente», subirán impuestos de nuevo:

«Si los cambios tecnológicos benefician relativamente a los propietarios del capital, como ha ocurrido durante las últimas décadas en muchas economías avanzadas, habrá que actualizar la imposición sobre el capital para gravar con más intensidad sus rendimientos».

CONSECUENCIAS PARA LOS TRIBUTOS

IRPF

«Cuenta con tipos marginales similares a los de otros países y es la figura con mayor capacidad recaudatoria, constituye la principal fuente de progresividad en nuestro sistema. A pesar de ello, su efecto redistributivo es menor que en la media de la UE, y su volumen de recaudación se ve afectado por la existencia de ciertos beneficios fiscales (a pesar de su reducción en los últimos años), los sistemas de cuantificación de las rentas de actividades económicas y la tributación de las ganancias patrimoniales».

IVA

«La segunda figura por importancia recaudatoria en nuestro país, sus ingresos se ven mermados por la diferenciación de tipos que existe en la actualidad (tipo general frente a tipos reducidos y superreducidos). Además, al igual que otros impuestos sobre el consumo, es considerado una figura impositiva regresiva, ya que grava el consumo con independencia de los niveles de renta de los hogares», apuntan.

Sociedades: 

«En tercer lugar por volumen de recaudación se sitúa el Impuesto sobre Sociedades, cuyos ingresos han disminuido sustancialmente desde la crisis de 2008, siendo hoy la mitad de lo que eran en 2006. La bajada de su tipo impositivo del 35% al 25% en los últimos años, hasta equipararse con la media de la UE, ha podido contribuir a este descenso, pero no ha sido el único factor. Las características de nuestro tejido productivo (con predominio de pymes, que sufren intensas caídas de beneficios en las fases de crisis) y la deslocalización de empresas y de bases impositivas son también claves», plantean.

Patrimonio y Sucesiones

«El Impuesto sobre el Patrimonio y el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, que, aunque de una menor cuantía recaudatoria, son relevantes para la progresividad del sistema tributario. La falta de coordinación entre las distintas comunidades autónomas, así como los beneficios fiscales introducidos por estas, limitan, sin embargo, notablemente su alcance». Aunque no mencionan a ninguna comunidad económica concreta, estas líneas hacen una clara crítica a Madrid, que tiene prácticamente desaparecidos los dos tributos.

Vivienda: 

«Llevar a cabo una reforma integral de los impuestos sobre la renta, el patrimonio y sucesiones y donaciones para eliminar los incentivos fiscales a favor de la inversión en activos relacionados con el patrimonio inmobiliario, elevando la tributación efectiva del capital hasta situarla en línea con los países de la UE159 y reforzando su contribución a la progresividad del sistema».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *