Nueva oficina en el Congreso perseguirá «abusos verbales», «chistes», o «comentarios» sexistas basados en «prejuicios de género»

El Congreso de los Diputados, presidido por la socialista Meritxell Batet, tendrá una oficina de delaciones para perseguir determinadas conductas recogidas en el llamado Protocolo de actuación frente al acoso sexual, al acoso por razón de sexo y frente a todas las formas de acoso y violencia en las Cortes Generales.

Este texto, derivado del Plan de Igualdad al que sólo se opuso el representante de VOX, Ignacio Gil Lázaro, fue aprobado por las Mesas del Congreso y el Senado en su reunión conjunta del día 21 de septiembre de 2021.

El protocolo indica que se considerarán constitutivas de «acoso sexual» conductas como:

«Observaciones sugerentes y desagradables, chistes o comentarios sobre la apariencia o condición sexual del trabajador o trabajadora, gestos obscenos y abusos verbales».

También los:

«Comentarios despectivos acerca de las mujeres y, en general, comentarios sexistas sobre mujeres u hombres basados en prejuicios de género».

Además, también se designará a la persona o personas dentro de las unidades especializadas en igualdad de las Secretarías Generales del Congreso de los Diputados y del Senado que ejercerán las funciones de una «asesoría confidencial», encargada de «asesorar y apoyar» a la presunta víctima y de tramitar un procedimiento de solución.

PROCEDIMIENTO

El proceso será el siguiente.

En primer lugar deberá presentarse una «queja verbal o escrita». Podrá ser realizada por la persona afectada o:

«Por cualquier persona que preste servicio en las Cortes Generales que tuviera conocimiento de dichas conductas».

Es decir, que terceros, sin certeza alguna de que estén en lo cierto, por interés o por malinterpretación, podrían acusar a quién desearan

Después los asesores, que deberán guardar la «máxima confidencialidad», recabarán información sobre la queja y se podrán en contacto con la persona señalada que podrá:

«Guardar silencio ante la queja, dar la explicación que estime oportuna o manifestar su oposición a la queja».

Finalmente:

«El asesor o asesora confidencial comunicará su resultado a la persona que ha presentado la queja transmitiéndole en su caso la explicación que haya dado la persona a quien se dirige la queja, concluyendo así el procedimiento especial de solución».

Si los resultados no son satisfactorios:

«Para la persona afectada o, a juicio de la asesoría confidencial, los hechos revistan carácter de conducta sancionable, informará a la persona interesada de la posibilidad de iniciar el procedimiento disciplinario o penal y elevará, en caso de que aprecie indicios de conductas de acoso o discriminación tipificadas como faltas disciplinarias, un informe a quien ostente la Secretaría General de la Cámara de que se trate».

OPOSICIÓN

El diputado por Valencia y vicepresidente cuarto del Congreso, Ignacio Gil Lázaro, se opuso a este protocolo y al llamado Plan de Igualdad de las Cortes Generales recalcando que:

«Establecer un procedimiento de este tipo da una imagen equívoca de la institución cuando en una encuesta realizada a los funcionarios y funcionarias con carácter previo a la aprobación del Plan de Igualdad éstos manifestaron que nunca se han sentido discriminados ni acosados por hechos de esta naturaleza».

Una encuesta interna supervisada por la Comisión Paritaria integrada por representantes de los Comités de Empresa del personal laboral, de la Administración y de la Junta del Personal de las Cortes mostró que el 54% de las mujeres y un 65% de los hombres consultados no creen que en las Cortes Generales se den o se hayan dado casos de acoso moral, sexual y/o por razón de sexo, porque «el clima es muy igualitario».

«No hace falta un Plan de Igualdad, sino un Plan de Modernización y Conciliación que incorpore nuevos procedimientos en beneficio de la eficacia del trabajo y de las mejores condiciones laborales para las trabajadoras y trabajadores de la Institución».

Un comentario en «Nueva oficina en el Congreso perseguirá «abusos verbales», «chistes», o «comentarios» sexistas basados en «prejuicios de género»»

  • el septiembre 30, 2021 a las 1:42 pm
    Enlace permanente

    Otro chiringuito de la dictadura, para perseguir al que no esté alienado con el regimen y poder criminalizarlo.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *